La Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) explicó que los dos fuegos más grandes que seguían activos en la zona confluyeron en un gran incendio que no ha dejado víctimas mortales pero que ha destruido seis viviendas y ha obligado a evacuar de forma preventiva 25.000 personas.

"En la zonas cercanas a la comuna no se ha registrado fuego este domingo. El foco se está alejando de las zonas habitadas", aclaró el intendente regional, Jorge Martínez.

El incendió comenzó en la noche del pasado jueves en cuatro focos simultáneos que afectaban principalmente a la comuna de Quilpué, a 110 kilómetros al noroeste de la capital, de los cuales dos fueron totalmente controlados, explicó la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Para hacer frente al avance de las llamas, las autoridades dispusieron para este fin de semana de 30 unidades de bomberos, 25 brigadas de agentes forestales, 25 camiones aljibe, 22 helicópteros y 8 aviones cisterna, agregó la institución.

El director de la Conaf, Rodrigo Minuta, advirtió el pasado sábado que el incendio fue intencional, algo que el Ministerio Público se encuentra indagando.

Tanto el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, como el presidente de Chile, Sebastián Piñera, se mostraron de acuerdo con esta hipótesis y anunciaron medidas legales contra el presunto autor del fuego.

"Hemos presentado una querella criminal para castigar y sancionar en forma ejemplar a aquellos chilenos que están dispuestos a quemar su propio país. Eso no solamente es un delito, es una maldad que no tiene perdón de Dios", explicó el mandatario el sábado.

Los expertos apuntan a que la rápida propagación de las llamas se debe al llamado "factor 30-30-30", es decir, más de 30 grados de temperatura, menos de un 30 % de humedad en el ambiente y vientos que superan los 30 kilómetros por hora.

Follow Us on Social

Most Read