de Estados Unidos porque la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) no cumplió con los estándares de seguridad de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) estimó que la medida que "congela" la expansión de operaciones de las aerolíneas mexicanas hacia Estados Unidos ocasionará que el gobierno deje de captar en el corto plazo unos 5 mil 076 millones de pesos por impuestos generados en venta de boletos (el 94%) y de combustible (6 por ciento), suponiendo que la duración de la degradación sea similar a la del 2010 (casi cinco meses).

Dicho monto representa una cuarta parte del presupuesto público que se autorizó este año para la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y se incrementará si el regreso es tardío, lo que afectará la temporada de invierno, la de mayor flujo con el mercado norteamericano.

En el documento Potenciales impactos macroeconómicos de la degradación, fechado el mes pasado, se explica que la cifra (que puede ser hasta seis veces mayor considerando el gasto de los turistas provenientes de EU) está basada en información pública disponible sobre el costo de la degradación del 2010, que duró poco más de cuatro meses.

De acuerdo con la IATA, el nuevo golpe al sector, que sigue sin recibir apoyos de la autoridad federal, se tendrá que sumar a la estimación de "pérdida de ingresos del 65%, equivalente a 9mil 320 millones de dólares, debido a una contracción estimada del 52.2% en la demanda de pasajeros", que arrastra México por la pandemia del COVID-19.

Además de ofrecer su total disposición a colaborar para volver a la categoría 1, la asociación que incluye a Aeroméxico, Aeromar, Volaris y Mas Air (VivaAerobus no es afiliada), consideró que el presupuesto adecuado de la AFAC para atender la necesidades administrativas y regulatorias debe estar entre los 500 y los mil millones de pesos anualmente.

En el 2021, vía la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se le asignaron 379.7 millones de pesos a la agencia, la menor cifra de los últimos tres años, por lo que comenta en el texto: Son mucho mayores las pérdidas asumidas para la economía que la inversión necesaria para cumplir con los requisitos establecidos por la FAA.

Las consecuencias en el sector sí son graves, sobre todo en el largo plazo, por lo que ya están trabajando con las autoridades para buscar el pronto regreso.

Follow Us on Social

Most Read