Zara Rutherford, de 19 años, aterrizó en el aeropuerto internacional de Cortrique-Wevelgem, en Bélgica, dos meses más tarde de lo previsto como consecuencia de la meteorología adversa.
Durante el viaje estuvo un mes atrapada en Nome, Alaska, y 41 días en Rusia.
A su regreso a Bélgica, fue recibida por su familia, periodistas y sus seguidores.
La acompañaron en su aterrizaje cuatro aviones del equipo de exhibición acrobático belga Red Devils.

 

Follow Us on Social

Most Read