Conservación de la Naturaleza y los Bosques (ICNF).

Portugal enfrentó este domingo (31.07.2022) enormes incendios forestales mientras se elevaron las temperaturas de manera aguda el fin de semana.

En el área de Mafra, unos 40 km al norte de Lisboa, se produjo un incendio que suscitó el despliegue de cerca de 400 bomberos en la región. Residentes trataron de frenar el avance de las llamas rociando con mangueras sus jardines, mientras el fuego arrasó con bosques vecinos, según imágenes de televisión.

Una casa de retiro que aloja 30 personas fue evacuada como medida de precaución, dijo en la emisora Renascença el comandante Paulo Santos de la Autoridad de Protección Civil. Además, otros grandes incendios se reportaron en la zona norte y central de Portugal, donde se movilizaron más de 1.000 bomberos.

En la ciudad central de Ourén, la rivera de un río también fue evacuada por precaución y dos personas sufrieron por inhalación de humo, según un funcionario de emergencias citado por la agencia Lusa.

El fin de semana se decretó la alerta en zonas centrales y norteñas del país ante "los elevados aumentos de temperatura" hasta más de 40 grados centígrados, que se esperan por lo menos al 2 de agosto, según el instituto meteorológico.

Portugal, que aún no se repone de la muerte de cientos de personas en los incendios fatales de 2017, fue azotada a comienzos de julio por una serie de incendios provocados por las altas temperaturas. Desde comienzo de 2022, más de 58.000 hectáreas han quedado reducidas a cenizas, de acuerdo con datos todavía provisionales del Instituto para la Conservación de la Naturaleza y los Bosques (ICNF)

Follow Us on Social

Most Read