piden restringir o incluso abolir el derecho de asilo en Alemania. "Alemania necesita una pausa en una migración de asilo totalmente descontrolada", declaró el fin de semana Jens Spahn, de la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU). "La integración de personas traumatizadas por la guerra o la violencia requiere tiempo y recursos. Solo puede salir bien si el número de solicitantes de asilo adicionales disminuye drásticamente", agregó.

 Muchos municipios alemanes se ven desbordados por la acogida e integración de refugiados, y sobre todo escasean las viviendas.

El antiguo líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, defiende argumentos similares a los de Spahn. En una entrevista, abogó por abolir el derecho de asilo consagrado en la Constitución alemana. "Intentar responder al fenómeno moderno de la huida masiva con un derecho de asilo individual y la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados no nos llevará al éxito", afirmó Gabriel.

Alternativa para Alemania (AfD), partido de extrema derecha, ya convirtió esta reivindicación en el tema central de su política desde 2015. En aquel momento, casi un millón de refugiados habían llegado a Alemania en solo un año.

::: Derecho de asilo consagrado en la Constitución desde 1949 :::

Alemania es uno de los pocos países del mundo que ha incorporado el derecho al asilo en su Constitución. El artículo 16a de la Ley Fundamental dice: "Las personas perseguidas políticamente gozarán del derecho de asilo". En vista de la persecución política de la época nazi, Alemania se comprometió tras la Segunda Guerra Mundial a ofrecer protección a los refugiados procedentes del extranjero.

En 1993, el derecho de asilo fue restringido por una enmienda constitucional de la CDU/CSU, el SPD y el Partido Liberal (FDP). Desde entonces, solo pueden solicitar asilo quienes no hayan entrado en Alemania a través de un país tercero seguro.

Sin embargo, es poco probable que haya una mayoría a favor de suprimir el derecho de asilo de la Ley Fundamental entre los partidos que hoy componen el Ejecutivo alemán. "Estoy totalmente en contra de suprimir el derecho individual de asilo", declaró el miércoles la ministra del Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser. "El hecho de que los perseguidos políticos disfruten de asilo en virtud de la Ley Fundamental es una lección del terror del nacionalsocialismo", apuntó. "No puede ser una solución suspender los derechos humanos para limitar la inmigración", subrayó la política verde Lamya Kaddor. Los críticos acusan a políticos de la CDU/CSU de acercarse a la AfD, cuyo avance en las encuestas ven con preocupación. Los populistas de derecha se sitúan actualmente en torno al 20 por ciento en los sondeos.

::: Aumenta el número de refugiados, y no solo en Alemania :::

Según la ONU, el número de refugiados en todo el mundo sigue alcanzando nuevos máximos. La razón principal son los nuevos conflictos, por ejemplo en Sudán.

El número de personas que solicitan asilo en Alemania también ha aumentado recientemente. De enero a julio de este año, 175.272 personas solicitaron protección contra la persecución en Alemania. Esto supone casi un 80 por ciento más que en el mismo período del año anterior.

El gobierno alemán, integrado por socialdemócratas, liberales y verdes, no quiere tocar el núcleo humanista de la ley de asilo alemana. Sin embargo, al mismo tiempo, intenta reducir el número de refugiados en el país.

En Bruselas, el gobierno alemán está presionando para reformar la ley de asilo de la UE antes de las elecciones europeas del próximo verano. Aboga por que los solicitantes ya puedan ser rechazadas en las fronteras exteriores de la UE si sus posibilidades de obtener asilo son escasas. Así llegarían menos refugiados a Alemania.

Follow Us on Social

Most Read