distrito de Izmaíl", en la región sureña de Odesa y a orillas del Danubio, informó en su cuenta de Telegram Oleg Kiper, jefe de la Administración Militar de esta región que linda con la frontera de Rumania, el país de la OTAN con más kilómetros de frontera con Ucrania.

 Kiper agregó que "un trabajador de la industria agrícola que fue herido de gravedad murió en el hospital" esta madrugada como consecuencia del ataque ruso, perpetrado, una vez más, con drones kamikaze Shahed desarrollados en Irán.

Esta nueva oleada de Shaheds, explicó el jefe de la Administración Militar de Odesa, ha provocado daños en elevadores, edificios administrativos e infraestructuras de empresas agrícolas.

::: Nuevo ataque contra Kiev :::

También anoche, las fuerzas rusas atacaron Kiev, la capital ucraniana, con misiles de crucero y balísticos, que tenían como objetivo zonas civiles y buscaban destruir infraestructuras, denunció el jefe de la Administración Militar de Kiev, Serguí Popko.

De acuerdo con Popko, las defensas aéreas ucranianas interceptaron todos los misiles antes de que éstos alcanzaran sus objetivos, dijo Popko, que agradeció su labor a los efectivos del Ejército del Aire que protegen la capital.

No obstante, los servicios de emergencias ucranianos informaron de un incendio en las instalaciones de una empresa de Kiev, como consecuencia de la caída de uno de los misiles interceptados. El fuego, que ya fue sofocado, calcinó un camión y una excavadora de la empresa.

Los misiles balísticos, de los tipos Kh-101, Kh-55 y Kh-555, fueron lanzados desde aviones de combate estratégicos rusos Tu-95MC. El otro misil disparado contra Kiev era un cohete balístico.

::: 33 proyectiles en una noche, entre misiles y drones :::

Según la Fuerza Aérea ucraniana, Rusia lanzó anoche contra territorio ucraniano un total de 33 proyectiles, entre misiles y drones. Las defensas ucranianas interceptaron 7 misiles de crucero, un misil balístico Iskander-M y 15 drones kamikaze Shahed que tuvieron como principal objetivo infraestructura agrícola de la región de Odesa, en el sur del país.

Desde que a mediados de julio diera por terminado el acuerdo del grano, por el que durante un año se comprometió a garantizar la salida de cereal ucraniano de tres puertos del Mar Negro de Odesa, Rusia ha atacado todas las semanas infraestructuras agrícolas y portuarias dedicadas a la exportación de productos del campo ucranianos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, exige que se levanten algunas de las sanciones que pesan sobre el sector agrícola ruso para volver al acuerdo que permitiría a Ucrania volver a exportar de manera sostenida a través del Mar Negro, al tiempo que destruye infraestructuras agrícolas y decenas de miles de grano almacenado ucraniano.

Rusia ya atacó la madrugada del lunes el puerto del Danubio de Reni, en el distrito de Izmaíl y utilizado por Ucrania para exportar un número creciente de productos agrícolas ante el bloqueo militar ruso del Mar Negro. Kiev dice tener pruebas fotográficas de que uno de los drones rusos utilizados en ese ataque cayó en territorio rumano, algo que Bucarest niega.

Follow Us on Social

Most Read