en Iraq estuvo detrás del ataque con drones en Jordania que mató a tres militares estadounidenses, dijo este miércoles la Casa Blanca en su primera atribución formal de los hechos.

 "Creemos que el ataque en Jordania fue planeado, financiado y facilitado por un grupo llamado Resistencia Islámica en Iraq, que reúne a múltiples grupos, incluido Kataib Hezbollah", dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

El funcionario no quiso atribuir inequívocamente la autoría a Kataib Hezbollah, al afirmar que este no era el único grupo responsable de ataques anteriores a bases estadounidenses.

"Esto ciertamente tiene las características del tipo de cosas que hace Kataib Hezbollah", dijo. Y agregó: "La atribución con la que nuestra comunidad de inteligencia se siente cómoda es que esto lo realizó el grupo paraguas llamado Resistencia Islámica en Iraq".

La ofensiva fue la más grave de una serie de hostilidades que han tenido como objetivo a las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente desde el ataque de Hamas contra Israel el 7 de octubre, y la primera vez que militares estadounidenses han muerto bajo fuego directo en Medio Oriente desde ese ataque.

Los militares que murieron en el ataque fueron identificados como el sargento William Rivers de 46 años, originario de Carrollton, Georgia; el sargento Kennedy Sanders, de 24 años, originario de Waycross, Georgia; y la sargento Breonna Moffett, de 23 años, originaria de Savannah, Georgia. Sanders y Moffett fueron ascendidos póstumamente del rango de especialista a sargento, informó la Reserva del Ejército.

Biden habló con las familias de cada uno de los tres miembros del servicio el martes y asistirá a un traslado digno en la Base de la Fuerza Aérea de Dover el viernes, dijeron los funcionarios.

Además de los tres muertos, más de 40 soldados estadounidenses resultaron heridos. Tres de los soldados heridos fueron trasladados la tarde este martes a un hospital en Alemania para recibir tratamiento adicional. Los tres se encuentran estables, pero uno está en estado crítico.

Kirby dijo que mientras Estados Unidos se preparaba para responder al ataque, habría múltiples fases de contraataque.

"Responderemos a nuestro propio tiempo y según nuestro propio cronograma", dijo. También detalló: "Lo primero que vean no será lo último".

En ese sentido, dijo que la inteligencia estadounidense estaba vigilando señales de grupos en la región moviendo recursos antes del contraataque estadounidense.

Biden dijo a los periodistas el martes que había decidido cómo responder al ataque, pero no especificó cuál sería exactamente esa respuesta.

Follow Us on Social

Most Read