a la defensa de los derechos humanos en México, uno de los temas que el Presidente se comprometió a defender más.
También denunció violencia, torturas, y una militarización generalizada. El único avance que menciona la organización es en la gestión del problema de los más de 40 mil desaparecidos que hay en México.

"Los altísimos niveles de violencia que atentan contra el derecho a la vida, la tortura que aún es generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres, y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca, son una muestra de la trágica realidad en México", dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía.

Entre los ejemplos de las "incongruencias" entre lo que el gobierno dice y lo que luego hace, Amnistía puso como ejemplo las promesas de dar un trato más humano a los migrantes mientras "manda a la Guardia Nacional a perseguirles y detenerles" o que se comprometa a proteger a los defensores de derechos humanos y periodistas, pero los desacredite públicamente.
También alertó de los "muchos pendientes" en materia de violencia contra las mujeres y las niñas.

Amnistía instó al gobierno a que deje de responsabilizar a los gobiernos anteriores por estos problemas y empiece a tomar medidas "asegurándose que cualquier política de la actual administración tenga a los derechos humanos y sus obligaciones internacionales como un eje fundamental" ya que, a juicio de la organización, tiene una "oportunidad histórica" para cambiar el rumbo del país.

Follow Us on Social

Most Read