de nuevo en el ojo del huracán después que el exministro de Justicia de Brasil Sérgio Moro supuestamente lo acusó de intentar escoger personalmente al jefe de las operaciones de la policía federal en Río de Janeiro, en donde el mandatario tiene una casa y dos de sus hijos son políticos.

TV Globo y periódicos de Brasil reportaron que Moro le dijo a investigadores que Bolsonaro lo presionó en marzo para que aceptara a un designado político para dirigir la oficina de la policía federal en Río de Janeiro.

Los hijos del presidente, el senador Flávio Bolsonaro y el concejal Carlos Bolsonaro, son investigados por la policía y la fiscalía de Río. El presidente dijo el martes que ni él ni sus dos hijos son objeto de investigaciones de la policía federal.

Moro, quien cobró fama como el juez que supervisó la investigación sobre corrupción Lava Jato en la que decenas de políticos y ejecutivos de negocios fueron condenados, es considerado un héroe por muchos brasileños y públicamente le dieron rienda suelta para operar en el gobierno de Bolsonaro.

Renunció el 24 de abril, después que Bolsonaro destituyó al jefe de la policía federal sin consultarlo.

El martes, el presidente confirmó que el jefe de las operaciones de la policía federal en Río dejaba el puesto, pero señaló que sería ascendido.
“No tengo nada en contra del superintendente de Río de Janeiro, y yo no interfiero en la policía federal, y está siendo invitado a ser un director ejecutivo”, dijo Bolsonaro a la prensa en Brasilia.

El mandatario también acusó a Moro de violar la ley de seguridad nacional al presuntamente entregarle a periodistas el contenido de sus conversaciones.

Según el resumen filtrado de la declaración de Moro en la ciudad sureña de Curitiba, el exministro dijo que Bolsonaro le envió “más o menos” el siguiente mensaje de texto: “Tienes 27 superintendencias (de la policía federal). Yo sólo quiero una, la de Río de Janeiro”. Los reportes de prensa no mostraban imágenes impresas de ese diálogo.

El procurador general solicitó que se investigaran las acusaciones de interferencia por parte del presidente que Moro hizo cuando renunció, una petición que fue concendida por un juez del Supremo Tribunal Federal. Otro juez anuló la nominación de Bolsonaro para director de la policía federal porque presuntamente tenía una estrecha y añeja relación.

El máximo tribunal de Brasil ha autorizado a la policía federal y fiscales entrevistar a ministros del gabinete de Bolsonaro sobre las acusaciones de Moro.

Follow Us on Social

Most Read