mundo-- pidió este miércoles al Congreso que ponga "fin al sufrimiento" de los afroestadounidenses y que avance con una reforma policial.

Philonise Floyd compareció ante Comité Judicial de la Cámara de Representantes -- controlado por los demócratas -- en una audiencia que allana el camino de un proyecto de ley para una reforma de la Policía, también presentado por la oposición.

"Ya basta", dijo Philonise, que entró en la sala con una mascarilla con la imagen de su hermano George, y que contó durante la audiencia el dolor que le provocó el video de ocho minutos de duración que muestra la agonía de su hermano en manos de un policía blanco que lo asfixió con la rodilla.

Este video generó conmoción en la opinión pública mundial y atizó el movimiento de protesta más importante en Estados Unidos desde el asesinato de Martin Luther King Jr. en 1968 que incluyó movilizaciones masivas pacíficas pero también disturbios por las noches.

"Pongan fin al sufrimiento", dijo en su testimonio, un día después del funeral de su hermano en Houston. "Hagan los cambios necesarios para que las fuerzas del orden sean la solución y no el problema", pidió Philonise.

La Policía está en el punto de mira desde la muerte de Floyd el 25 de mayo a manos de un agente lo detuvo por pagar presuntamente con un billete falso.

"Él no merecía morir por 20 dólares. Yo les pregunto si ese es el valor de la vida de un hombre negro. ¿20 dólares? Estamos en 2020", sentenció el hermano de Floyd.
"Quizás al dirigirme a ustedes hoy puedo lograr que su muerte no sea en vano, que no se convierta en otro rostro en una camiseta y otro nombre en una lista", dijo Philonise.

El presidente del Comité, el demócrata Jerrold Nadler, dijo al inicio de la sesión que "la violencia motivada por el racismo está en el pecado original de la esclavitud" que sigue acechando a Estados Unidos.

El legislador republicano de más rango en el Comité, Jim Jordan, admitió que es el momento de una discusión de verdad sobre el tratamiento que la policía da a los afroestadounidenses.

"Los asesinos de tu hermano van a enfrentarse a la justicia", dijo Jordan a Philonise Floyd.

Su correligionario Jim Sensenbrenner se unió al mensaje de apoyo afirmando que el dolor por la muerte de George "se ha convertido en el dolor de todo Estados Unidos".
De las 1.098 personas muertas en Estados Unidos a manos de la policía en 2019, una cuarta parte eran personas negras, según el portal mappingpoliceviolence. En el país los afroestadounidenses representan menos del 13% de la población.

A nivel federal la Ley de Policía y Justicia --que cuenta con el apoyo de más de 200 legisladores demócratas-- busca crear un registro de los agentes que cometan abusos, facilitar el que sean juzgados y replantear los procesos de selección y entrenamiento.

El implementación de la reforma en un país donde hay unas 18.000 entidades policiales autónomas, incluyendo cuerpos municipales y sheriffs de condado que son electos, es compleja.

Además el futuro de este proceso es incierto si los demócratas no logran sellar un apoyo de los republicanos que dominan el Senado, además de contar con el apoyo del presidente Donald Trump, que condenó la muerte de Floyd pero dio su apoyo expreso a la Policía.

El abogado de la familia Floyd, Benjamin Crump, afirmó durante la audiencia que si no hay una rendición de cuentas los casos de brutalidad policial "van a seguir ocurriendo".
Durante la audiencia hubo un agrio debate entre el legislador demócrata Hakeem Jeffries y Dan Bongino, un presentador conservador que fue oficial del servicio secreto y que estaba convocado como testigo.

Jeffries citó que muchos autores de matanzas son arrestados sin incidentes mientras que hombres negros desarmados mueren en manos de la policía.

"No sé por qué está haciendo un tema racial de esto", le dijo Bongino a lo cual el legislador le respondió usando la consigna de las protestas: "Porque las vidas negras importan".

El presentador le respondió: "Sí, todas las vidas importan".

Follow Us on Social

Most Read