principal organismo de derechos humanos de Naciones Unidas para analizar detenidamente el racismo sistémico, la muerte de personas de raza negra a manos de la policía y la violencia contra manifestantes pacíficos en Estados Unidos.

En un mensaje enviado por video al Consejo de Derechos Humanos, Philonise Floyd defendió el llamado de decenas de naciones africanas que esperan crear una Comisión de Investigación — la herramienta de análisis más poderosa del consejo — para que elabore un reporte sobre el racismo y la violencia contra manifestantes por parte de la policía en Estados Unidos.

La propuesta sin precedentes para proyectar los incómodos reflectores sobre Estados Unidos, que se autodenomina como el “principal defensor” de los derechos humanos, se presenta en momentos en que no tiene una voz en la sala: El gobierno de Trump se retiró del organismo de 47 miembros hace dos años.

Floyd se sumó al comisionado de derechos humanos de Naciones Unidas, al relator independiente del consejo en materia racial, y a muchos diplomáticos en un “debate urgente” promovido por el Grupo África tras la muerte de su hermano. George Floyd, un hombre de raza negra, falleció después de que un policía de raza blanca de Minneapolis lo inmovilizó colocándole la rodilla sobre el cuello durante varios minutos mientras Floyd suplicaba por aire y eventualmente dejó de moverse.

“Soy el guardián de mi hermano. Ustedes en las Naciones Unidas son los guardianes de sus hermanos y hermanas en Estados Unidos, y ustedes tienen el poder para ayudarnos a hacer justicia para mi hermano George Floyd”, dijo Philonise Floyd. “Les pido que lo ayuden. Les pido que me ayuden. Les pido que nos ayuden, a las personas de raza negra en Estados Unidos”.

El consejo ha debatido regularmente la brutalidad policial y la discriminación racial en Estados Unidos, y fueron temas principales durante su último turno hace cinco años para someterse a la revisión regular de su actuar en materia de derechos humanos por la que todos los países deben pasar.

Pero el historial de Estados Unidos en esas áreas nunca antes había derivado en un “debate urgente” al respecto, por lo que algunos rivales aprovecharon la oportunidad.

El enviado de Rusia acusó a Estados Unidos de ignorar el racismo durante décadas, y criticó el “estado desastroso de los derechos humanos” en Estados Unidos. El representante de China dijo que su país quedó “entristecido y sorprendido” por la muerte de Floyd, asegurando que no era un caso aislado, pero sí uno que evidenciaba “una arraigada y crónica discriminación racial”.

En un comunicado difundido antes del debate, el embajador de Estados Unidos en Ginebra, Andrew Bremberg, reconoció “deficiencias” en Estados Unidos, incluyendo la discriminación racial, e insistió en que el gobierno fue “transparente” en su manejo del tema.

El mandatario estadounidense Donald Trump ha condenado las acciones de los agentes vinculados a la muerte de Floyd y el martes firmó un decreto de reforma policial.

“Estados Unidos reconoce y está comprometido a atender sus deficiencias, incluyendo la discriminación racial, e injusticias derivadas de dicha discriminación y que persisten en nuestra sociedad”, comentó Bremberg. “Toda democracia enfrenta desafíos, la diferencia radica en cómo lidiamos con ellos”.

Follow Us on Social

Most Read