El director general Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que al 6 de julio se habían reportado más de 170 mil casos entre los pueblos indígenas en América, con más de 2 mil muertes.

Instó a las naciones a tomar todas las precauciones de salud necesarias, con especial énfasis en el rastreo de contactos, para tratar de frenar la propagación de la enfermedad COVID-19.

“No tenemos que esperar una vacuna. Tenemos que salvar vidas ahora”, dijo en una conferencia virtual desde la sede de la agencia de la ONU en Ginebra.

Los contagios en el mundo ascienden a más de 14 millones 500 mi infectados, según un recuento, con más de 600 mil muertos.

Follow Us on Social

Most Read