al que la oposición acusa de fraude.
La policía, que acordonó la céntrica Plaza de la Independencia, procedió a detener tanto a manifestantes que iban a pie como a los que transitaban en bicicleta, según informan medios locales.
En algunos casos los efectivos antidisturbios utilizan porras para maniatar a los activistas, en su mayoría jóvenes, a los que registran en busca de cualquier objeto sospechoso.
La prensa ya ha informado de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en el centro de la capital, donde muchos negocios y centros comerciales han cerrado sus puertas.
La policía utiliza bolas de goma, granadas ensordecedoras y gas lacrimógeno para dispersar a la multitud, al tiempo que los medios informaron sobre la presencia de francotiradores en las azoteas de algunos edificios.
También han sido arrestados varios periodistas, tanto locales como extranjeros, como es el caso de un reportero del canal ruso RT.
Por el momento en la zona que rodea el obelisco de Minsk, anoche centro neurálgico de las protestas postelectorales, no se han congregado apenas opositores, ya que la policía la ha acordonado y aparcado camiones con mangueras de agua en sus inmediaciones.
También se han producido incidentes en otras ciudades de este país como Brest y Grodno, donde una veintena de jóvenes fueron detenidos y trasladados a comisaría en un furgón policial.
La líder de la oposición unificada, Svetlana Tijanóvskaya, quien se negó a reconocer la victoria de Lukashenko, instó hoy a los bielorrusos “que creen que su voto ha sido robado, a no quedarse callados”.
A su vez, al igual que llamó anoche a los bielorrusos a “cesar la violencia”, se dirigió hoy a las fuerzas de seguridad para que no utilicen la fuerza contra sus conciudadanos.
Sus portavoces han descartado su participación en las protestas antigubernamentales con el fin de evitar "provocaciones".
El ministerio del Interior cifró en unos 3.000 los detenidos anoche durante las protestas opositoras, tras lo que incoó más de una veintena de procesos penales por agresión contra las fuerzas del orden.
Lukashenko, que ganó las elecciones con más del 80 % de los votos, según datos oficiales, defendió la actuación de los efectivos antidisturbios, acusó a la oposición de planear la toma de edificios públicos y denunció que las protestas están patrocinadas por países extranjeros como República Checa y Polonia.

Follow Us on Social

Most Read