El sorpresivo anuncio realizado por el presidente chino, Xi Jinping, en un discurso ante la Asamblea General de la ONU, fue saludado por expertos climáticos como un importante paso no exento de desafíos.

"Nuestro objetivo es tener un máximo de emisiones de CO2 antes de 2030 y alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2060", afirmó Xi en la cita anual de Naciones Unidas que este año se celebra de manera virtual por la pandemia.

Pekín aumentará sus compromisos climáticos bajo el acuerdo climático de París, dijo.

Estos compromisos son establecidos libremente por cada país signatario, pero son vinculantes y se supone que deben revisarse periódicamente al alza.

La próxima ronda de revisiones se considera crucial para cambiar realmente la curva de emisiones de carbono global y limitar el calentamiento global.

"Llamamos a todos los países a tomar medidas decisivas para cumplir este acuerdo", añadió, subrayando implícitamente que Estados Unidos, segundo emisor del planeta, se retirará en noviembre del pacto, según una decisión de Trump.

China ya estaba en dirección de limitar sus emisiones antes de 2030 (el "pico", en la jerga climática).

La meta de 2060 es menos ambiciosa que la de 2050, adoptada por decenas de países pequeños y algunos grandes, incluidos los de la Unión Europea, pero ha sido aclamada por varios expertos como un paso adelante importante para revivir el Acuerdo de París.

"El diablo está en los detalles y China tendrá que establecer metas específicas a corto plazo, así como una fecha pico más temprana, pero el camino tomado por Pekín hacia un futuro con cero emisiones de carbono se está volviendo más claro", dijo Helen Mountford, vicepresidenta del Instituto de Recursos Mundiales.

Jean-Pascal van Ypersele, climatólogo belga y exvicepresidente del IPCC, el grupo de expertos en el clima de la ONU, dijo a la AFP que el anuncio es "muy importante", pero advirtió que China debe ser "coherente" y dejar de financiar centrales eléctricas de carbón u otras infraestructuras de combustibles fósiles en África.

- Suspenso en Estados Unidos -

Reducir a cero las emisiones netas de carbono a la atmósfera a mediados de siglo es fundamental para limitar el calentamiento global a 1,5°C, en comparación con finales del siglo XIX, concluyeron expertos en clima de la ONU en un informe de referencia en 2018.

"Esta es posiblemente la fecha realista más cercana para China", concuerda Neil Hirst, investigador del Imperial College London, aludiendo a la meta de 2060.

"Es un gran desafío que implicará cerrar o renovar un gran número de centrales eléctricas de combustibles fósiles relativamente modernas", señaló.

La decepción de los expertos proviene de que China no haya fijado una fecha más temprana para el pico de sus emisiones. La de 2030 es la más probable de cumplir, estiman, en función del crecimiento de las energías renovables en el país.

En su propio mensaje a la ONU, el presidente de Estados Unidos acusó a China de "arrojar millones y millones de toneladas de plástico y basura en los océanos" y otras violaciones ambientales, y se jactó de que las emisiones de CO2 de Estados Unidos cayeron el año pasado.

Si bien esa afirmación es verdadera, está lejos de ser suficiente.

Al retirar a su país del acuerdo de París climático y derribar varios pilares del plan climático de su predecesor Barack Obama, Trump ha frenado considerablemente el avance de Estados Unidos en este plano.

Ello ha sido compensado muy parcialmente por un movimiento de iniciativas y regulaciones a nivel de algunos estados y municipios.

El embajador chino ante la ONU, Zhang Jun, respondió que Estados Unidos no tiene derecho a dar lecciones a nadie.

"Ellos son los que no ratificaron el Protocolo de Kioto, los que salieron del Acuerdo de París", destacó.

El futuro del acuerdo de 2015 estará determinado en parte por las elecciones presidenciales estadounidenses del 3 de noviembre.

El candidato demócrata Joe Biden se ha comprometido a volver a adherir a su país a ese convenio y a lograr la neutralidad en carbono en 2050.

Follow Us on Social

Most Read