“Por fin tenemos el avance bipartidista que el país necesitaba”, dijo el líder de la mayoría del Senado republicano, Mitch McConnell, en un pleno.

El paquete sería el segundo mayor estímulo económico en la historia de Estados Unidos, después de un proyecto de ley de ayuda de 2,3 billones de dólares aprobado en marzo.

El trato se cierra cuando la pandemia se acelera, infectando a más de 214.000 personas cada día. Más de 317.000 estadounidenses ya han muerto por la enfermedad que causa el coronavirus.

El líder de la minoría demócrata en el Senado Chuck Schumer dijo que el paquete debería tener suficiente apoyo para ser aprobado por ambas cámaras del Congreso.

“Por fin tenemos buenas noticias que dar al pueblo estadounidense”, dijo en el Senado.

El paquete entregaría 600 dólares en pagos directos a individuos, aumentaría los subsidios por desempleo en 300 dólares a la semana y daría cientos de miles de millones de dólares en ayuda adicional a pequeñas empresas, además proporcionaría 25.000 millones de dólares para ayudas con el alquiler, dijeron fuentes.

Los legisladores dijeron que habían resuelto las disputas sobre la autoridad de préstamos para pandemias de la Reserva Federal, la financiación de la educación y los préstamos a pequeñas empresas. “Creo que en su mayor parte está resuelto”, dijo el senador republicano John Thune a periodistas.

El Congreso pretende incluir el paquete de ayuda para el coronavirus en un proyecto de ley de gastos de 1,4 billones de dólares para financiar al gobierno hasta septiembre de 2021.

Legisladores dijeron que puede no haber suficiente tiempo para aprobar las medidas antes de que la financiación del gobierno expire a la medianoche del domingo (0500 GMT del lunes), lo que significa que tendrían que aprobar otra extensión temporal del presupuesto para mantener al gobierno funcionando.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la principal demócrata, dijo a periodistas el domingo que quería dar a los legisladores algo de tiempo para revisar el paquete antes de llamar a una votación.

El proyecto de ley deja fuera dos de los elementos más polémicos de las negociaciones: las protecciones legales para las empresas frente a las demandas por coronavirus, que habían sido solicitadas por los republicanos, y una ayuda importante a los gobiernos estatales y locales, que defendían los demócratas.

Fuentes informadas sobre el asunto dijeron a Reuters el domingo que se esperaba que el acuerdo otorgue a las aerolíneas estadounidenses 15.000 millones de dólares de nueva ayuda para pagar a más de 32.000 trabajadores cesantes hasta el 31 de marzo.

Follow Us on Social

Most Read