"Sin Unidad no hay paz" manifiesto y dijo que "en este momento y en este lugar todos juntos demostremos respete los unos a los otros y debemos rechazar la postura de autoritarismo y populismo"

"No me digan que las cosas No pueden cambiar" Sere un presidente para todos, para todos los estadounidenses.

Destacó que La verdad es lo más importante, en batallas en contra de las mentiras.

El presidente electo Joe Biden ha hablado mucho dentro del Capitolio de los Estados Unidos durante más de cuatro décadas, pero el peso de esas palabras no se acerca a la magnitud del mensaje que entregará en sus pasos durante su discurso inaugural de hoy.

Biden ha estado editando constantemente el discurso, agregando un pensamiento aquí, insertando una línea allí, desde el día después de que pronunció un discurso de victoria en Wilmington, Delaware, dicen sus asesores. Pero en esos 72 días que pasaron, la carga de Biden se ha vuelto aún más pesada, con las implacables falsedades del presidente Trump que complican la ya desafiante tarea de unificar una nación dividida.

Mike Donilon, asesor de Biden desde hace mucho tiempo que se unirá a él en el ala oeste, está supervisando el proceso de redacción de discursos junto con Vinay Reddy, el redactor jefe de discursos de Biden. Jon Meacham, el historiador y biógrafo presidencial, también está ayudando a dar forma al discurso inaugural, que serán las palabras de inicio de la que es quizás la presidencia más desafiante desde Franklin Roosevelt.

Se espera que dure unos 20 minutos, dijeron los asesores, lo que sigue un patrón de discursos inaugurales de presidentes recientes. Hace cuatro años, Trump habló durante 15 minutos, mientras que el discurso de Barack Obama en 2009 fue de unos 18 minutos.

Por primera vez en la historia moderna, el antecesor el nuevo presidente no estará sentado al alcance de la mano en el frente oeste del Capitolio. Para cuando Biden preste juramento, está previsto que Trump haya llegado a su casa en Florida. Los asesores dicen que es poco probable que Biden mencione a Trump, pero que podría dar un gesto de agradecimiento al vicepresidente Mike Pence, quien planea asistir a la toma de posesión.

El texto exacto es un secreto muy bien guardado, le dicen los asesores a CNN. No solo porque quiere que el mensaje sea fresco, sino también porque el discurso ha cambiado varias veces, por necesidad, dado el horrible asedio del Capitolio el 6 de enero, y también por la inclinación de Biden por reescribir los discursos hasta el último.

Pero varias personas cercanas a Biden dicen que se pueden encontrar pistas sobre su discurso en los temas de su discurso del 7 de noviembre de 2020, cuando imploró a los estadounidenses: «Démosnos una oportunidad».

«Es hora de dejar de lado la retórica áspera, bajar la temperatura, volver a verse. Escúchanos de nuevo», dijo Biden en esa noche fresca. «Y para progresar, tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como nuestros enemigos. No son nuestros enemigos. Son estadounidenses. Son estadounidenses».

Esas palabras ahora tienen un tono casi ominoso, y su misión es aún más difícil después de que una turba pro-Trump que intentaba evitar que el Congreso aceptara los votos electorales irrumpió en el Capitolio donde Biden entregará su primer mensaje a la nación como presidente.

Follow Us on Social

Most Read