En un comunicado, la Casa Blanca mencionó que la acción del exgobernante "no promueve los intereses de Estados Unidos. Al contrario, perjudica... incluso al evitar que ciertos miembros de la familia de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales se unan a sus parientes aquí".

Destacó que "también perjudica a las industrias de Estados Unidos que utilizan talentos de todo el mundo".

La decisión de la antigua administración estaba por cumplir un año en 18 de marzo próximo.

Follow Us on Social

Most Read