Víctima de una rebelión interna en su formación, el Partido Unionista Democrático (DUP), anunció que dejará de dirigirla a finales de mayo y que abandonará su jefa del gobierno local a fines de junio.

"En cuanto sea elegido, trabajaré con el nuevo líder sobre la preparación de la transición", precisó Foster, de 50 años, en declaraciones difundidas por televisión. "No se podrá hallar el futuro del unionismo y de Irlanda del Norte en la división", advirtió.

Su renuncia coincide con un periodo difícil para Irlanda del Norte, donde el Brexit reavivó las tensiones comunitarias que dieron lugar a los "Troubles", las tres décadas de violencia entre católicos partidarios de la reunificación con Irlanda y protestantes, favorables a la corona británica. El conflicto dejó tres mil 500 muertos hasta 1998, cuando se firmó el acuerdo de paz de Viernes Santo.

Durante las negociaciones sobre el Brexit, Foster jugó un destacado papel gracias a la posición estratégica del DUP en el Parlamento de Londres, donde la formación garantizaba una frágil mayoría en el gobierno de Theresa May. El DUP defendía una clara separación de la UE.

Sin embargo, tras la aplastante victoria de los conservadores de Boris Johnson en las legislativas de 2019, el DUP perdió su influencia y Foster no pudo impedir que se pusieran en marcha controles aduaneros entre Irlanda del Norte y la isla de Gran Bretaña.

Follow Us on Social

Most Read