En la que podría ser su última comparecencia oficial de gobierno ante el parlamento alemán, Merkel dijo que la continuación de la respuesta a la pandemia será un tema prioritario en la reunión de jefes de gobierno de la Unión Europea que se celebra el jueves en Bruselas.

El número de casos de COVID-19 en el bloque de 27 países sigue bajando conforme sube la tasa de vacunación, señaló.

"Pero aunque hay motivos para ser optimistas, la pandemia no ha terminado, en especial en los países más pobres del mundo", dijo.

"Pero en Alemania y Europa todavía nos movemos también por la cuerda floja". "Debemos seguir vigilantes", añadió. "En particular, las nuevas variantes, especialmente ahora la variante delta, son una advertencia para que sigamos teniendo cuidado".

Las autoridades sanitarias de la UE estimaron el miércoles que la variante delta supondría el 90% de lo casos identificados en el bloque para finales de agosto, lo que refuerza la necesidad de vacunar por completo a cuanta más gente mejor.

En Alemania, la variante delta supone ahora en torno al 15% de los nuevos casos, según la agencia de control de enfermedades del país.

Berlín ha presionado sus socios de la UE para que adopten una posición conjunta sobre la cuarentena para viajeros de zonas donde las variantes más preocupantes son especialmente prevalentes.

Esto incluye Inglaterra, donde la variante delta -detectada por primera vez en India- ya supone la mayoría de los casos.

Follow Us on Social

Most Read