independencia de Tokio y la reducción de la presencia de las bases militares estadounidenses.

En una ceremonia para conmemorar el 50º aniversario de la retirada de Okinawa del control estadounidense, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, prometió reducir la presencia militar estadounidense en Okinawa, la prefectura más meridional del país.

Muchos habitantes de Okinawa que se oponen a la presencia de las bases militares estadounidenses, construidas después de la Segunda Guerra Mundial, dicen que son una fuente de contaminación y ruido. Algunos culpan al personal militar estadounidense de los crímenes violentos que han afectado a la población local y afirman que la cultura, la historia y la lengua del pueblo indígena ryukyuan están desapareciendo. EE.UU. justifica su presencia en Okinawa con la estratégica ubicación de la isla en el Pacífico.

El archipiélago semitropical fue un reino por derecho propio hasta que se incorporó a Japón en 1872.

En su discurso en el Centro de Convenciones de Okinawa, en la ciudad de Ginowan, el Primer Ministro Kishida se refirió a Okinawa como la "puerta de entrada a Asia" y dijo que las islas Ryukyu tienen el potencial de convertirse en un centro regional para los intercambios internacionales. Añadió que su Gobierno también se esforzará por crear una "economía fuerte en Okinawa".

Hijos de la ocupación entre dos mundos

Okinawa fue devuelta al control de Japón el 15 de mayo de 1972, 27 años después de la invasión estadounidense. Sin embargo, la presencia militar sigue siendo abrumadora. Aunque Okinawa solo representa el 0,6 por ciento de la superficie total de Japón, alberga más del 70 por ciento de las instalaciones militares estadounidenses del país.

Fija, de 52 años, nunca conoció a su padre estadounidense y fue adoptado por el hermano mayor de su madre. En la actualidad, es académico de la Universidad de Okinawa y afirma que la construcción en curso de una nueva base militar estadounidense en un terreno recuperado en una bahía prístina cerca del pueblo de Henoko no es más que el último desprecio al pueblo de Okinawa.

Rechazo a las bases estadounidenses

"Henoko es un pueblo pequeño en donde ha habido un duro rechazo al plan de la base, pero el Gobierno no escucha lo que dice la gente", dice Fija.

"Podríamos comerciar con cualquiera -Estados Unidos, China, Japón- y no habría necesidad de ningún militar aquí", dice a DW. A pesar del descontento, Fija no está seguro de que los okinawenses logren organizar un movimiento que luche por la independencia.

Shinako Oyakawa es más optimista. Es miembro de la Asociación de Estudios Integrales para la Independencia de las Ryukyuans. "Hace cincuenta años, la mayoría de los habitantes de Okinawa creía que la devolución de las islas al control japonés era la solución, porque creyeron que las bases se irían y nuestros derechos humanos serían respetados", dijo. "Pero eso no ocurrió. Somos tratados como ciudadanos de segunda clase por Tokio".

En el período previo a los actos del aniversario, las encuestas de opinión realizadas en Okinawa por el periódico Ryukyu Shimpo y en Japón continental por el Mainichi Shimbun revelaron que el 69 por ciento de los okinawenses creen que la concentración de tropas estadounidenses en la prefectura es "injusta". Entre los japoneses continentales, la cifra era solo del 33 por ciento.

Follow Us on Social

Most Read