han dicho muchos altos cargos del gobierno, incluido el primer ministro del país.

 En algunos canales de televisión israelíes aparecen regularmente eslóganes como "juntos venceremos". Pero, ¿es realmente posible eliminar completamente a Hamás y "ganar" en una situación como ésta?

::: La respuesta corta, como han dicho repetidamente los expertos, es no.

Israel lleva bombardeando la Franja de Gaza, hogar de más de dos millones de palestinos, desde el ataque del 7 de octubre contra Israelpor parte de Hamás, clasificada como organización terrorista por Alemania, la Unión Europea, Estados Unidos y otros países. Israel también ha lanzado una ofensiva terrestre en la Franja de Gaza y bloquea el suministro de alimentos, agua y electricidad al enclave.

A pesar de ello, la mayoría de los analistas afirman que no será posible deshacerse de Hamás por completo. La razón principal es que Hamás es algo más que una organización militante.

::: Hamás como movimiento social

Se calcula que Hamás tiene entre 20.000 y 30.000 combatientes, según declaró recientemente a DW Guido Steinberg, experto en el cercano Oriente del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad. Pero, añadió, "también es un movimiento social con apoyo masivo en la Franja de Gaza. Y ése es el problema a largo plazo".

Hamás controla de facto la Franja de Gaza desde 2007, y parte de su gobierno consiste en una red de asistencia social conocida como "dawah". Se cree que esta red civil tiene entre 80.000 y 90.000 miembros, según Steinberg.

Dawah significa "llamada" o "invitación" y se define históricamente como una forma de llamar o invitar a más creyentes a la propia fe a través de la ayuda social, explica el Diccionario Oxford del Islam.

A Israel "le encantaría erradicar a Hamás como institución, como estructura política, religiosa y cultural, y como estructura militar", declaró Rashid Khalidi, profesor de estudios árabes modernos en la Universidad de Columbia de Nueva York, al diario español El País a finales de octubre. "No creo que puedan hacer las dos primeras cosas", argumentó. Porque, "tanto si matan a todos sus líderes como si matan a todos los militantes armados, Hamás seguirá siendo una fuerza política, tanto si los israelíes ocupan Gaza como si se van. Así que destruir a Hamás como institución política, destruir a Hamás como idea, es imposible".

Hamás no reconoce el Estado de Israel. El grupo cree que la religión debe ser la base de cualquier gobierno palestino. Pero es probablemente su autodesignada posición como movimiento de resistencia opuesto a la ocupación israelí de los Territorios Palestinos y la Franja de Gaza lo que la hace más popular.

Sin embargo, añadió Khalidi, lo que sí pueden hacer los israelíes es degradar las capacidades militares de Hamás, "pero solo hasta cierto punto y durante un periodo limitado".

::: Destruir el potencial militar de Hamás

Israel tiene uno de los ejércitos más poderosos del mundo, ocupando el puesto 18 de 145 naciones en 2023 en la lista anual de fuerza armada de Global Firepower. En comparación, Alemania ocupa el puesto 25. El Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz informa que el año pasado Israel gastó el 4,5 por ciento de su PIB en defensa, es decir, más que Estados Unidos o Alemania, que gastaron el 3,5 por ciento y el 1,4 por ciento respectivamente.

Mientras tanto, el ala militar de Hamás opera más como un grupo guerrillero y ha introducido de contrabando la mayor parte de sus armas en la Franja de Gaza.

Así pues, Israel dispone sin duda de los recursos necesarios para debilitar a Hamás y dar caza a sus dirigentes. Aunque las cifras no pueden verificarse de forma independiente, el gobierno israelí declaró recientemente que cree haber matado entre 5.000 y 7.000 combatientes de Hamás.

De ser cierto, esto podría considerarse un éxito parcial, ya que debilitar a Hamás bien podría ser lo mejor que cabría esperar. "Algunos funcionarios occidentales creen que la ofensiva israelí hasta la fecha, combinada con la mejora de la seguridad fronteriza, ha asegurado que Hamás no lance otro ataque como el del 7 de octubre", escribieron la semana pasada expertos del think tank International Crisis Group.

"Como hizo Hamás tras los conflictos con Israel en 2009, 2012, 2014 y 2021, es casi seguro que el grupo se rearmará y restablecerá", escribió Dennis Ross, ex enviado de Estados Unidos al Cercano Oriente, en un artículo de opinión para el New York Times, a finales de octubre. Por eso, explicaba, estaba en contra de un alto el fuego hasta que Hamás hubiera sido desalojado del poder.

::: Grupos guerrilleros muy difíciles de derrotar

Al mismo tiempo, muy pocos ejércitos nacionales han conseguido derrotar decisivamente a organizaciones guerrilleras en el pasado.

Algunos ejemplos infructuosos son los esfuerzos de Estados Unidos contra los talibanes en Afganistán y los grupos insurgentes en Irak. La derrota infligida por el gobierno de Sri Lanka al grupo rebelde separatista Tigres Tamiles en la guerra civil de ese país se cita a menudo como un caso en el que un ejército nacional venció. Pero, como también se suele señalar, esa victoria costó 26 años de guerra, un número de muertos de entre 80.000 y 100.000, y posibles crímenes de guerra cometidos por ambos bandos.

De hecho, en algunas situaciones en las que se debilitaron las capacidades de un grupo insurgente pero éste consiguió sobrevivir, el grupo resurgió más tarde en una forma más extremista. Un ejemplo común es el brutal grupo "Estado Islámico", que evolucionó a partir de los restos de Al Qaeda.

El propio Israel nunca ha conseguido derrotar a Hamás de forma concluyente, a pesar de haber matado a varios de sus dirigentes, incluidos dos fundadores del grupo.

::: ¿Cómo matar una idea?

"Los militares [israelíes] pueden hacer el mejor trabajo posible. Pueden eliminar a los dirigentes. Pueden destruir las instalaciones de lanzamiento de misiles", afirmó Justin Crump, experto en terrorismo que dirige Sibylline Ltd, una consultora global de inteligencia y análisis de riesgos. "Pero no eliminarán la idea de Hamás".

Destruir a Hamás por medios militares no tiene sentido, dijo Crump a DW, porque "mientras algunos gazatíes se vuelven contra Hamás, otras personas en Gaza simpatizan con Hamás. Se resentirán con Israel por estas acciones y eso va a alimentar el ciclo [de violencia] como siempre lo ha hecho - a menos que haya un cambio muy grande al final de esto."

"Después de más de dos meses de intensas operaciones israelíes, es evidente que erradicar a Hamás, incluso como fuerza de combate, será una tarea difícil y la presión para hacerlo destruirá lo que queda de Gaza", concluía un informe político del grupo de expertos International Crisis Group, o ICS, publicado el 9 de diciembre.

Según el ministerio de Sanidad de Gaza, dirigido por Hamás, Israel ha matado a más de 18.000 personas y herido a más de 49.500 en solo dos meses; se calcula que el 61 por ciento de los muertos son civiles, según un análisis de Yagil Levy, profesor de sociología de la Universidad Abierta de Israel, citado por el diario israelí Haaretz. Más de la mitad de los edificios de Gaza han sido destruidos y el 90 por ciento de la población ha sido desplazada.

"Netanyahu afirma que la destrucción de Hamás permitirá la 'desradicalización' de Gaza, pero lo más probable es lo contrario", escribieron los expertos del ICS. "La campaña en curso y sus secuelas producirán nuevas formas de militancia, quizá aún más tenaces".

Follow Us on Social

Most Read