informó el ejército de Corea del Sur, apenas horas después de un lanzamiento por separado durante la noche de un misil de corto alcance.

 Los lanzamientos consecutivos se producen tras la advertencia de Seúl y Washington de que cualquier ataque nuclear de Pyongyang contra Estados Unidos y Corea del Sur supondría el fin del régimen norcoreano.

"Corea del Norte dispara un misil balístico no identificado hacia el mar del Este", dijo el lunes por la mañana el Estado Mayor Conjunto de Seúl en un comunicado, al referirse a la zona marítima también conocida como mar de Japón.

El gobierno japonés dijo en X (antes Twitter) que Corea del Norte disparó "lo que parece ser un misil balístico", sin dar más información.

El lanzamiento se produce después de que Corea del Sur dijera que había detectado un misil balístico de corto alcance disparado desde la zona de Pyongyang en la noche del domingo.

Ese misil voló alrededor de 570 kilómetros antes de aterrizar en el mar del Este, dijo el Comando Mayor Conjunto surcoreano, que añadió que Seúl, Washington y Tokio han "compartido estrechamente información sobre el misil balístico de Corea del Norte".

Estados Unidos y Corea del Sur celebraron el viernes en Washington su segunda sesión del Grupo Consultivo Nuclear, en la que debatieron sobre la disuasión nuclear en caso de conflicto con Corea del Norte.

Un portavoz del ministerio de Defensa norcoreano criticó el domingo los planes de los aliados de ampliar el ejercicio militar conjunto anual del próximo año para incluir un simulacro de operación nuclear.

"Respuesta preventiva y letal"
"Se trata de una declaración abierta sobre la confrontación nuclear para convertir en un hecho consumado el uso de armas nucleares contra la RPDC", afirmó en un comunicado difundido por la agencia de noticias KCNA, que utiliza el acrónimo oficial de Corea del Norte.

"Cualquier intento de utilizar las fuerzas armadas contra la RPDC se enfrentará a una respuesta preventiva y letal", añadió.

El lanzamiento del misil de corto alcance del domingo se produjo cuando Pyongyang conmemoraba el aniversario de la muerte del padre y predecesor del líder Kim Jong Un, Kim Jong Il, que murió el 17 de diciembre de 2011.

El Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos dijo en un comunicado que, si bien ese lanzamiento no suponía una amenaza para el territorio estadounidense o los aliados de Washington, puso de relieve "el impacto desestabilizador del programa de armas ilícitas de la RPDC".

"El compromiso de Estados Unidos con la defensa de la República de Corea y Japón sigue siendo férreo", señaló.

Corea del Norte se declaró el año pasado potencia nuclear "irreversible" y ha dicho en repetidas ocasiones que nunca renunciará a su programa nuclear, que el régimen considera esencial para su supervivencia.

Y el mes pasado, Pyongyang puso en órbita con éxito un satélite espía militar. Desde entonces, ha afirmado que su ojo en el cielo ya estaba proporcionando imágenes de los principales emplazamientos militares de Estados Unidos y Corea del Sur.

Estados Unidos condenó el lanzamiento. "Estos lanzamientos, como los otros lanzamientos de misiles balísticos que ha realizado Pyongyang este año, son una violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", dijo un portavoz del Departamento de Estado en un comunicado a la AFP.

Mientras que el primer ministro japones, Fumio Kishida, dijo que el lanzamiento de misil norcoreano es una "amenaza a la paz y la estabilidad".

Follow Us on Social

Most Read