"Nuestra responsabilidad es demostrar que somos mejores que con ellos", dijo Morales en referencia a EE.UU. durante un acto de entrega de vehículos a la FELC en La Paz, y añadió que se siente "feliz y orgulloso" de haber nacionalizado la lucha antinarcóticos, lo cual "dignifica" a Bolivia.

 

Estados Unidos anunció la semana pasada el cierre de su oficina de asistencia en la lucha antinarcóticos (NAS), tras casi 40 años de trabajo en el país andino y cinco años después de que el Gobierno de Morales expulsara a la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA).

EE.UU. justificó este cierre "por respeto a la soberanía de Bolivia" y debido al deseo del Ejecutivo boliviano de nacionalizar la lucha antidroga.

 

Como ha hecho en otras ocasiones, el presidente boliviano acusó al país norteamericano de usar "el narcotráfico, el terrorismo, el autoritarismo" para "invadir, dominar, para saquear recursos naturales y que haya un control político".

"Yo no veo que haya una lucha contra el narcotráfico (...). La guerra a la droga impulsada por Estados Unidos es todo un fracaso", espetó el mandatario.

Citó el caso de países en los que Estados Unidos tiene presencia militar, como Afganistán, donde "el cultivo de amapolas (de las que se obtiene el opio) crece y crece".

 

Morales preguntó si con la retirada de la NAS, EE.UU. pretende "que Bolivia se atrase en la lucha contra el narcotráfico", y recordó que la labor "soberana" de su Gobierno en este ámbito ha sido reconocida por organismos como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA).

También resaltó que la "nueva doctrina" contra el narcotráfico que se aplica en el país andino "ya no apunta a las organizaciones sociales, sino a las criminales".

 

"Sin los mandamás de Estados Unidos hemos avanzado en la lucha contra el narcotráfico", insistió el presidente.

 

A su juicio, si Bolivia tuviera más medios como radares y helicópteros se convertiría en "un modelo de país en la lucha" antidrogas.

Sin embargo, conminó a los miembros de la FELC a "no aceptar limosna", en referencia a una flota de aviones y helicópteros "de no sé cuántos años" donada en abril pasado a Bolivia por EE.UU.

 

Dichas aeronaves llevaban años siendo empleadas en el país andino en operaciones contra el narcotráfico.

Morales ya criticó esta cesión cuando se oficializó en abril pasado, diciendo: "No nos sirven esos helicópteros viejos, si quieren que se los lleven, no tenemos ningún problema".

Follow Us on Social

Most Read