La ordenanza suspende, después de la adopción de protocolos por parte de los viajeros, la prohibición de estos viajes, aunque la medida conserva algunas restricciones.

La iniciativa se conoce en un momento en que Brasil alcanzó el miércoles un récord de 1 mil 595 muertes en 24 horas por COVID-19, lo que eleva el total de víctimas fatales en el país a 90 mil 134. También se registró un récord de casos confirmados, con más de 69 mil 74, sumando en total 2 millones 552 mil 265 infectados, según el Ministerio de Salud.
La ordenanza mantuvo también la restricción de entrada a Brasil por carreteras u otros medios terrestres o incluso por transporte acuático.

La nueva regla estipula que para que los extranjeros ingresen al país por vía aérea se deberán cumplir ciertos requisitos. El pasajero que venga del extranjero, en una estadía de hasta 90 días, deberá presentar un comprobante de compra de un seguro de salud válido en Brasil y con cobertura durante todo el periodo del viaje.

Los vuelos internacionales que llegan a Brasil desde aeropuertos en cinco estados, según la fuente, siguen prohibidos: Mato Grosso do Sul, Paraíba, Rondônia, Rio Grande do Sul y Tocantins.

Follow Us on Social

Most Read