Las bolsas de Asia cerraron anoche con bajas generalizadas, en un marco de debilidad que se mantiene debido a un rápido y decisivo aumento de la volatilidad.
 
Son días de nerviosismo, ante cambios de estrategia de algunos fondos de cobertura que provocan temores de un cambio de tendencia a la baja en los mercados accionarios.
 
En Estados Unidos las bolsas abren al alza de forma decidida, con el S&P500 por arriba de 1%. Ello a pesar de que hoy se confirman datos sobre la desaceleración del crecimiento en Estados Unidos durante el cuarto trimestre de 2020. 
 
El PIB estadounidense avanzó 4%, por debajo de un esperado 4.2%, luego de crecer 33% en el tercer trimestre anterior, y confirmaría un año de contracción de 3.5% en 2020, la peor desde 1946.
 
No ayuda el dato de nuevas solicitudes semanales de desempleo, que descendieron ligeramente a 847,000, manteniéndose altas, tanto que la semana pasada se revisó al alza, por encima de las 900,000 nuevamente.
 
-0-
 
Varios temas sobre la mesa en estas horas: a pesar de los excelentes informes trimestrales, sobre todo el de Apple, y las palabras de Jerome Powell –quien confirmó la posición de la Fed sobre la expansión cuantitativa y el control de tipos de interés–, la sesión de ayer fue la peor desde marzo para los índices bursátiles estadounidenses, mientras que, los índices europeos registraron la peor caída.
 
Powell remarcó que "todavía no hemos ganado" contra la pandemia: "no lo hemos logrado y, mientras continúe, no será posible traer de regreso a todas las personas que han perdido su trabajo y reabrir las actividades ahora cerradas”. También precisó que "si se reinicia la inflación, seríamos cautelosos y no reaccionaríamos, ya que son fenómenos transitorios".
 
En términos de acciones individuales, en Estados Unidos, Boeing reportó pérdidas anuales récord y cerró con una caída del 3.97%, registrándose entre las peores pérdidas en el S&P500 y el DJ30, después de contabilizar una devaluación de 6,500 millones de dólares del nuevo modelo 777X.
 
ENFOQUE TÉCNICO
NSDQ100
 
El aumento de la volatilidad en el Nasdaq llevó rápidamente al nivel del MM a 200 días en un gráfico de 4 horas, con el RSI mostrando niveles de sobreventa contra los cuales el índice busca soporte. El área de 12,890 puntos sigue siendo el nivel clave del día y no se recomienda operar por debajo de ese nivel. La expansión de la volatilidad debería ser reabsorbida y esto podría favorecer un rebote que apunta a la zona de 13,350 a 13,500 puntos. Por debajo del área de 16,700, el índice apuntaría a algunos soportes que están en 12,470 y 12,200 puntos. 
 
ENFOQUE FUNDAMENTAL
Qué esperar del trimestral de Amazon
 
En una temporada trimestral que muestra cifras excelentes y un rendimiento superior decisivo en comparación con las estimaciones del consenso de analistas, una de las acciones más esperadas en la temporada de informes en esta etapa es Amazon, el 2 de febrero.
 
En las últimas semanas, los analistas han visto estimaciones de utilidad por acción más bajas, pero ayer la acción fue revalorada por algunas empresas comerciales, incluido Bank of America, que elevó su precio objetivo a 4,000 dólares. Todo esto a pesar del lanzamiento de la vacuna en todo el mundo, lo que debería hacer que los consumidores vuelvan a comprar más en las tiendas físicas que en línea.
 
Sin embargo, las compras en línea son solo una parte del negocio de Amazon en la actualidad. La compañía ahora genera una parte sustancial de sus ingresos de suscripciones de diversos tipos, la venta de comestibles en tiendas físicas, la publicidad y la actividad de Amazon Web Services (AWS). Además, ha seguido invirtiendo fuertemente en su infraestructura de entrega, lo que ayudará a respaldar una gran parte de sus servicios futuros, incluida Amazon Pharmacy.
 
En general, la diversificación en negocios distintos a los de compra onlineproporcionará a la empresa cada vez menos dependencia de internet, con la posibilidad de operar en una posición ventajosa en segmentos como los de creación de contenidos (Amazon Prime) o distribución de productos alimenticios, donde la empresa está adquiriendo cuotas de mercado de varios actores históricos del sector.
 
Evidentemente, este crecimiento se está produciendo mediante la constante reinversión de los flujos de caja en las distintas líneas de negocio.
 
Durante años Amazon se ha convertido en una de las empresas de tecnología, como Apple y Cisco, que podrían pagar dividendos, a diferencia de Netflix que nunca ha pagado dividendos y puede que nunca llegue a este punto, debido a la falta de rentabilidad constante en el tiempo.
 
La expectativa para 2020 es una utilidad por acción de aproximadamente 70 dólares. Si la empresa decidiera devolver 25% de las ganancias en dividendos, sería alrededor de 18 dólares por acción, lo que sin embargo representaría una rentabilidad por dividendo del orden de 0.25% a precios actuales. Sin embargo, esto iría en detrimento de la capacidad de la empresa para ingresar a sectores industriales distintos al original.
 
Por estos motivos, Amazon sigue siendo una historia corporativa cuyo valor seguirá ligado a su capacidad de crear valor constantemente. Sin embargo, los inversionistas no pueden esperar la definición de una política de retribución al accionista en el corto plazo.

Follow Us on Social

Most Read