oleada de la pandemia, pero a cambio organiza una serie de presentaciones y debates virtuales entre líderes de la política y la economía global que inaugurará el presidente de China, Xi Jinping, cuya participación pone de relieve la influencia que ha ganado esta organización en su medio siglo de existencia.

La reunión del Foro de Davos -único evento capaz de atraer a los dirigentes políticos más importantes del mundo, a los responsables de las empresas más poderosas y a los funcionarios que dirigen las políticas económicas de las mayores potencias- tuvo que ser cancelada por primera vez en enero 2021 por la crisis sanitaria.

En el último medio siglo, el Foro de Davos se ha convertido en la primera gran cita internacional con la que comienza cada año. Organizada a mediados de enero, en ella se discute sobre los retos y las prioridades del año, los riesgos potenciales y la manera de afrontarlos.

Tras la cancelación de la reunión de inicios de 2021, los organizadores intentaron organizarla el pasado mayo en otra ciudad suiza, Lucerna, pero como la curva pandémica aún era grave fue reprogramada para agosto en Singapur, un país donde las fuertes medidas de contención habían logrado mantener la pandemia a raya. No obstante, los riesgos sanitarios hicieron desistir a los organizadores, que pasaron a concentrarse en la vuelta para 2022.

Sin embargo, la veloz propagación de la variante ómicron y las restricciones de viajes que comenzaron a dictarse obligaron a mediados de diciembre al Foro a aplazar nuevamente la reunión de Davos, con la promesa de que anunciarán una nueva fecha que corresponderá a inicios del verano en Europa, alrededor de junio.

Los preparativos para la cita que debía realizarse del 17 al 21 de enero estaban muy adelantados y el Foro ha decidido ofrecer mientras tantos una plataforma virtual de reflexión que entre el próximo lunes y viernes será inaugurada cada día por un jefe de Gobierno, que planteará temas para la agenda global y luego detallará sus ideas en un diálogo telemático con el fundador de la organización, Klaus Schwab.

El presidente chino inaugurará el lunes 17 estos discursos, para dar paso a los que pronunciarán en los siguientes cuatro días los primeros ministros de Israel, Naftali Bennett; el canciller alemán, Olaf Scholz: el presidente de Indonesia, Joko Widodo; el jefe de Gobierno australiano, Scott Morrison; y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La evolución de la pandemia en los próximos meses será un tema central de las discusiones puesto que de ello dependerá en buena parte las perspectivas de recuperación económica y del empleo.

Para complementar este tema desde el punto de vista social se debatirá sobre el acceso a las vacunas, que sigue siendo muy desigual entre países ricos y pobres, en charlas en las que intervendrán el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y responsables de farmacéuticas.

Una charla muy esperada será la que mantendrán desde sus respectivos países los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Guatemala, Alejandro Giammattei; de Costa Rica, Carlos Alvarado; de Ecuador, Gillermo Lasso; de Perú, Pedro Castillo; y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, quienes abordarán las perspectivas de América Latina.

Del comercio internacional y la situación crítica creada por problemas en las cadenas de aprovisionamiento global hablarán la directora de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okongo-Iweala, el consejero delegado de Intel, Pat Gelsinger, y la representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai.

La economía cerrará la semana, cuando el viernes se aborde la situación de la economía global, en un intercambio entre la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

 

Follow Us on Social

Most Read