El director general de la mayor entidad financiera del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), Paolo Cipriani, y su vicedirector, Massimo Tulli, presentaron el lunes por la noche su dimisión tres días después de la detención por fraude y corrupción del Administrador de Patrimonio de la Santa Sede, monseñor Nunzio Scarano, mejor conocido como "monseñor 500" por cargar siempre billetes de ese elevado valor en euro.

Las funciones de los dos dirigentes del banco de la Santa Sede serán asumidas interinamente por el presidente del IOR, el noble alemán Ernst von Freyberg, nombrado en febrero por el Benedicto XVI pocos días antes de su renuncia, precisó el Vaticano en un comunicado.

 

Follow Us on Social

Most Read