web-24-paridad 
• Celebran legisladoras reforma, exigen terminar con cuotas.
 
La paridad es la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres para ocupar cargos públicos. La reforma constitucional no se conoce en todos los rincones del país. Las mujeres en municipios indígenas no saben que pueden ocupar espacios de toma de decisiones públicas y de participación política, reconoció la senadora Nuvia Magdalena Mayorga Delgado, del PRI.
 
En el foro “Hacia un balance de la reforma constitucional en paridad de género”, organizado por el Instituto Belisario Domínguez, la senadora agregó que las mujeres son tan capaces como los hombres para ocupar cargos que hasta ahora han sido dirigidos por varones, pues están diseñados para mexicanas y mexicanos.
 
La legisladora exigió el cumplimiento de la citada ley. Que no haya simulaciones. Esta Legislatura tiene que ir caminando. Vamos avanzando junto con los hombres, nadie atrás ni adelante. Tenemos las mismas oportunidades y las necesidades económicas actuales así lo exigen, reconoció.
 
La Consejera Electoral del INE, Adriana M. Favela Herrera, reconoció a las senadoras impulsoras de la reforma y resaltó que la “Legislatura de la paridad de género” está rindiendo frutos, pues de no ocupar casi la mitad de las curules en ambas Cámaras del Congreso, esta reforma no hubiera sido aprobada. La misma cohesión y fuerza debe utilizarse para legislar en otros temas como violencia política contra mujeres por razón de género, precisó.
 
Propuso que el Senado establezca que cada entidad federativa y partido político postule a un hombre y una mujer para que, independientemente que gane una fuerza, siempre se tenga una representación de varón y mujer por entidad. Además, que en 16 estados las listas de mayoría relativa sean encabezadas por mujeres e igual número por hombres, para que las mujeres tengan acceso a los cargos políticos.
 
Recomendó especificar que la paridad no solamente rige en el registro de candidaturas sino también a otros cargos, incluir acciones afirmativas, fórmulas de mujeres, y prever consecuencias jurídicas ante el incumplimiento o burla al principio de paridad. Pidió que en las leyes secundarias se incluya dicho principio constitucional en la integración de cualquier órgano colegiado.
 
Por su parte, Ana Luisa Nerio Monroy, titular de la Unidad de Igualdad de Género de la CNDH, dijo que la paridad no es un favor ni concesión de nadie. Es el producto de trabajo y de años de lucha por el derecho fundamental a la igualdad de género.
 
Con esta reforma se logra que la vida democrática del país se ponga a la vanguardia y se haga realidad un contexto normativo internacional del que el Estado mexicano es parte. Sin embargo, reconoció, si no se pasa a la igualdad de oportunidades para que las mujeres lleguen a puestos de poder en todos los poderes la igualdad normativa no sirve.
 
Subrayó que “cuerpo de mujer no da perspectiva de género”, 50-50 no garantiza legisladoras progresistas, por lo que son necesarios mecanismos para equilibrar las cosas y respetar los derechos humanos. Asimismo, refirió que se debe tener cuidado de la resistencia del sistema patriarcal, pues quien ha tenido privilegios durante siglos, difícilmente renunciará a ellos y buscarán revertir la ley.
 
Adicionalmente, la diputada local América Rangel Lorenzana, Congreso de la CDMX, puntualizó que la reforma pretende transitar de una cultura de cuotas a una integral de inclusión que permita de manera natural y transversal, la inclusión de las mujeres en la vida pública y en asumir lo que le corresponda a cada una en la toma de decisiones.
 
Se ha hecho realidad la paridad en la norma constitucional, dijo, pero se debe empoderar aún más a las mujeres. Es una gran tarea y responsabilidad que implica una transformación institucional radical que impacte en dinámicas sociales y agenda pública, destacó.
 
Martha Patricia Patiño Fierro, directora General de Difusión y Publicaciones del Instituto Belisario Domínguez, apuntó que la reforma podría calificarse como una reforma política, porque introduce una nueva regla de acceso al poder: a la paridad como principio fundamental para la composición de poderes órganos autónomos y ayuntamientos.
 
Reconoció que la creación de un frente por la igualdad es buena noticia para los pendientes, como la aprobación de las leyes secundarias en la materia.
 
Otro de los pendientes, añadió, es la paridad en el Poder Judicial. Es necesario promover la paridad en los órganos internos de partidos políticos. Por ello, reconoció las propuestas del senador Ricardo Monreal Ávila, para insertar la paridad en los principales órganos colegiados del Poder Judicial a nivel federal y local, y en el seno de los partidos políticos. 

Follow Us on Social

Most Read