Ciudad de México, 30 de julio 2020.- Ante la crisis financiera que enfrentan, motivada principalmente por la pandemia del coronavirus (Covid-19) y que ha impactado su liquidez, la estrategia de las aerolíneas mexicanas ha apuntado a un reacomodo de sus operaciones, a fin de optimizar recursos y mantenerse a flote, señaló Luis Humberto Araiza López, presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México (ASETUR).
 
“El que durante tres meses o el tiempo que lleva la pandemia, hayan tenido que dejar en tierra alrededor de 80% de su flota de aviones, ha provocado que las líneas aéreas reanuden operaciones en aquellas rutas que son las más rentables para optimizar recursos. No es tiempo de derroches y las aerolíneas han retomado aquellos mercados que son los más importantes en términos de pasaje”, indicó Araiza López.
 
Según información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), algunas de las rutas domésticas donde tradicionalmente se mueve más tráfico de pasaje doméstico son aquellas que llegan o parte de la Ciudad de México desde o hacia destinos como: Cancún, Guadalajara, Monterrey, Los Cabos, Oaxaca, Puerto Vallarta, Ciudad Juárez, Tijuana, Acapulco, Tuxtla Gutiérrez y Aguascalientes. En el caso de las operaciones a Estados Unidos, entre las ciudades que registran más transporte de viajeros desde y hacia diferentes puntos del país se encuentran: Dallas, Los Ángeles, Miami, Chicago, Nueva York, Orlando y Atlanta.
 
El también secretario de Turismo, Economía y Sustentabilidad (SETUES) de Baja California Sur (BCS), consideró importante que los diferentes estados del país busquen sinergias con las aerolíneas. “En Estados Unidos (ante la crisis), las principales aerolíneas fueron apoyadas con recursos importantes. Aunque en México no está sucediendo eso, los estados debemos de buscar sinergias con las líneas aéreas, a fin de que mejoren su situación”, comentó Araiza López.
 
Destacó que la conectividad aérea, terrestre y marítima, es muy importante en el desarrollo de los destinos turísticos y de la economía mexicana. “En Baja California Sur, nosotros estamos recuperando con mucho éxito las principales rutas y los factores de ocupación empiezan a mejorar, cada vez llegan un poco más llenos los aviones”, reveló.
 
El pasado 15 de junio, el estado reabrió sus actividades turísticas. Actualmente los hoteles registran un nivel promedio de ocupación de más de 20%. De la capacidad de 28 mil habitaciones que tiene BCS, solo 5 mil están ocupadas. En todo momento, dijo Araiza López, en la entidad se busca evitar que vaya a producirse un rebrote del Covid-19.
 
A nivel nacional, la llamada industria sin chimeneas contribuye con 8.7% del PIB. Junto con las remesas, las exportaciones automotrices y los ingresos petroleros, el turismo es uno de los principales receptores de divisas en México. En el caso de Baja California Sur, representa más de 70% del PIB de la entidad e incide sobre otros tres sectores: construcción de hoteles, agricultura y pesca. Además, genera más de 100 mil empleos directos y otro número igual de indirectos.

Follow Us on Social

Most Read