La transmisión se hace desde Chattanooga, Tennessee, USA, por eso de las aprensiones y fabricación de delitos, es preferible hacer el trabajo periodístico desde suelo extranjero.
 El regreso de Brozo, seguramente que lo odiarán los seguidores de AMLO... y lo amarán sus detractores.
Una voz femenina anuncia el nombre del programa: TeneBrozo. Apunta que la transmisión se hace desde Chattanooga, Tennessee. Un telón dejaba ver la sombra de quién está detrás de él, es claramente la silueta de un payaso, mientras una orquesta interpreta un fragmento de Carmina Burana. La voz en off devela el misterio, el anfitrión es “el payaso más tenebroso” y aparece Brozo. El personaje interpretado por Víctor Trujillo camina con gracia y mucho estilo, mientras los músicos cambian al himno presidencial estadounidense. A su paso deja ver un foro de dimensiones importantes y buen gusto, es evidente: hay capital. Así se presentó la nueva producción del portal de noticias LatinUS, que a últimas fechas se ha convertido en uno de los medios referentes en México.
 
LatinUS se define a sí mismo como “la primera plataforma binacional 100% digital, diseñada para generar y distribuir contenido de alto valor para las audiencias en México y EUA”. Ha apostado por tomar como estandartes a varios de los rostros más importantes de la televisión mexicana como Barbara de Regil, Luis García o Galilea Montijo y recargando el peso informativo (que al final es su razón de existir) en dos astros de los noticieros en México: Carlos Loret de Mola y Brozo, todo envuelto en una producción impecable que hace pensar más en una cadena de televisión que en contenidos web.
 
TeneBrozo sigue una estructura similar a Loret, el otro programa estelar de LatinUS, pues en un primer momento Brozo realiza un monólogo en el que comenta algunas noticias de actualidad y posteriormente realiza una entrevista a sus invitados, que en esta ocasión fueron la senadora panista Lilly Téllez y Chumel Torres, youtuber y conductor de radio. La diferencia más notoria en formato con el programa de Carlos Loret está en que Brozo, al menos por esta ocasión, no presenta reportajes y a cambio dedica mayor tiempo a su monólogo, que es marca de la casa, pues ha trabajado con este tipo de dinámicas desde sus primeras incursiones en la televisión. Basta recordar que a finales de los años 80 participaba el programa “La Caravana”, de Imevisión, en el que contaba cuentos, películas y novelas adaptadas para que aparecieran personajes y situaciones de la vida pública de México, un recurso que resultaba económico, certero y divertido, gracias al humor siempre ácido del que bañaba los temas, un sello que aún hoy, y pese a toda la parafernalia de LatinUS, se alcanza a percibir con claridad.
 
“TeneBrozo” será sin duda un dolor de cabeza para los populistas.

Follow Us on Social

Most Read