México, 28 de abril 2022.- Germán Castillo, fiscal de Control Regional de la FGR, dio a conocer que los hijos de Alejandra son investigados por la

filtración de audios de una conversación del fiscal a principios de marzo

Para que Alejandra Cuevas (Ciudad de México, 69 años) recuperara su libertad el pasado 28 de marzo, tras 528 días presa por un delito que ni siquiera existe, resultó clave la revelación de una llamada telefónica entre el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, y su fiscal de Control, Juan Ramos López. En esa conversación, el jefe de la FGR, quien era la parte acusatoria de Alejandra, se jactaba de, prácticamente, tener de su lado a los ministros de la Suprema Corte -que en ese momento analizaban el caso- para que su resolución fuera a su favor. Ahora, la misma FGR, investiga a los hijos de esa mujer por la revelación de los audios.

Dicho diálogo se reveló el pasado 3 de marzo en una cuenta de Youtube llamada Psicoanálisis. Después se viralizó tras ser compartido por varias cuentas de Twitter. Germán Castillo, fiscal de Control Regional de la FGR, dijo este miércoles al periodista Ciro Gómez Leyva, que el departamento a su cargo investiga al comunicador Mario M., a la abogada y activista Nina R., a Alonso y a Ana (que serían Alonso Y Ana Paula Castillo hijos de Alejandra Cuevas) por haber sido de esos primeros usuarios que difundieron la conversación, señalando que claramente no había autorización de los participantes para hacerlo.

“Son personas que ya desde hace un tiempo han estado atacando al Dr. Gertz Manero y por eso es que consideramos que hay una operación concertada”, dijo Germán Castillo advirtiendo que el solo hecho de haber puesto a circular los videos revelados en Youtube tendría una pena de 6 a 12 años de cárcel. “Todo ese primer momento y ese primer círculo es materia de investigaciones”. Aunque en ningún momento se pronunció por la gravedad del contenido de las revelaciones que, dicho sea de paso, nunca fueron desmentidas por el fiscal.

Alonso Castillo confirmó a Infobae que esta nueva investigación es en contra de él, su hermana Ana Paula y Nina, quien es pareja sentimental de su hermano Gonzalo, subrayando que no es más que la continuación de la persecución del fiscal en contra de su familia, ya que ni él ni sus familiares han incurrido en delito alguno.

“La Fiscalía General de la República continúa usando de manera facciosa los recursos del país para llevar a cabo venganzas y acciones ilícitas en contra de quien quiere Alejandro Gertz Manero”, alertó, “nosotros haremos lo que siempre hemos hecho: defendernos con las leyes”.

Germán Castillo argumentó que la investigación se debe a que hasta en la libertad de expresión y acceso a la información “hay límites” establecidos en la ley, citando el artículo sexto. Sin embargo, especialistas en el tema jurídico consultados por este medio rechazan que se pueda acusar a usuarios, mucho menos a periodistas, por difundir información que es de interés público, sobretodo si “se trata de un fiscal General que admite la realización de actos ilícitos”.

No es el único movimiento que la familia de Alejandra Cuevas ha constatado de parte de Gertz Manero en su contra tras su liberación. Este 24 de abril el propio Alonso fue alertado de otra carpeta de investigación en su contra que se encontraba oculta desde 2021. Fue abierta desde el 8 de octubre de 2021 en la propia FGR, está bajo el registro FED/FECOC/UE/UEIDAPLE_CDMX/0001544/2021 y radica en la misma Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales. Aparentemente, también tuvo su origen por instucciones del fiscal mexicano.

Hay que recordar el contexto de todo este caso, un asunto personal del fiscal Alejandro Gertz en contra de Alejandra Cuevas. Ella es hija de Laura Morán (95 años, Ciudad de México) quien fue la pareja sentimental de Federico Gertz Manero, hermano del funcionario, durante casi medio siglo hasta el año 2015 cuando falleció a causa de su deteriorado estado de salud. Alejandro acusó a Laura de homicidio por omisión de cuidados, en calidad de garante, es decir, quien estaba a cargo del cuidado. También incluyó en su demanda a Alejandra, como “garante accesoria”, figura que la misma Suprema Corte consideró simplemente inexistente.

Durante años, la demanda en contra de ambas mujeres simplemente no procedía pues los jueces consideraban que los argumentos en su contra eran insuficientes. Una vez que Gertz Manero asumió el más alto puesto de justicia en México, los cargos –entre un sinfín de irregularidades– procedieron y llevaron, por un delito que no existe, a Alejandra Cuevas a ser encerrada en Santa Martha Acatitla desde octubre de 2020 hasta el pasado 28 de marzo.

En las últimas semanas el caso de Alejandra Cuevas fue mencionado por senadores de Estados Unidos que hicieron un llamado a altos funcionarios del gobierno de Joe Biden por lo que consideraron un sistema de justicia “debilitado y politizado” en México, a causa de la actuación del fiscal Gertz Manero. A dichos señalamientos el presidente López Obrador solo les contestó que eran “unos mentirosos”, dejando claro su ya conocido apoyo incondicional a su fiscal de justicia.

Mientras tanto, Alonso sostiene firmemente: “Él piensa que nos va a intimidar, que nos va a seguir amenazando... pero no vamos a guardar silencio”.

Follow Us on Social

Most Read