• México requiere los controles sociales de la prensa y los órganos autónomos: Francisco Javier Acuña

 • Cuando se demerita el trabajo periodístico se debilita la institucionalidad democrática: Luis Raúl González Pérez
•     La defensa de la democracia es una responsabilidad de todos y si no cumplimos con ella, la democracia se nos puede ir de las manos, advirtió el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, al destacar que esto supone defender las libertades y derechos que la sustentan frente a los poderes. En la entrega 2019 del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, del Premio de Acceso a la Información Pública y del concurso CUBACRÓN, los cuales se otorgan en el marco de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (COLPIN), Córdova Vianello afirmó que las democracias de América Latina requieren de un periodismo riguroso, plural y exigente. “La democracia no puede preservarse si la ciudadanía no cuenta con los elementos informativos necesarios para construir sus juicios y darle información crítica a sus validaciones sobre el poder público, la comunidad en que vive, las empresas con las que se relaciona o el lugar donde se encuentra”, apuntó el Consejero Presidente en presencia del Comisionado Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Francisco Javier Acuña; el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez; el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, y la Comisionada del  INAI, Blanca Lilia Ibarra, además de destacados periodistas de investigación que participaron en la COLPIN. Córdova Vianello destacó la realización de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación como un espacio privilegiado para celebrar la importancia que tienen el periodismo independiente para la vida pública y, en particular, para la democracia. “Hay que celebrar que este encuentro ocurra en los tiempos en que vivimos. Es justo ahora, cuando el diálogo informado se diluye ante ataques y el discurso de odio, o discursos polarizantes, cuando la construcción de nuestra verdad colectiva, la que entre todos integramos con información veraz, se pierde, tiende a perderse entre la desinformación y la saturación noticiosa. Es en esos momentos que el periodismo se vuelve clave para la salud de la vida pública y la convivencia democrática”, señaló. El valor del trabajo de todos los periodistas reconocidos, dijo, es que a través de su labor cotidiana se expresa la doble función y relevancia del periodismo para la democracia, siempre, pero sobre todo en la coyuntura actual. “Por un lado, su función como poderoso mecanismo para recabar información veraz, oportuna y rigurosa que nos ayude a comprender las convulsas realidades que vivimos y, por el otro, en segundo lugar, su función como actores clave para generar un contexto de exigencia al poder público y también a los poderes privados; arrojar luz sobre procesos opacos, develar lo que se quiera ocultar en el ejercicio del gobierno y por parte de aquellos actores, los poderes fácticos, que desde el ámbito privado buscan sólo su provecho privado, su provecho personal; lo que sin duda es válido, siempre y cuanto no sea a costa de lo público ni de lo social”, indicó. En su discurso, el Consejero Presidente aprovechó para destacar el trabajo realizado por Luis Raúl González Pérez al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el cual está por concluir su periodo. “Las libertades y los derechos o se ejercen y se defienden contra cualquier poder o, como enseña reiterada y tristemente la historia, éstos terminan perdiéndose”, dijo Córdova Vianello al referirse a la labor del Ombudsman. Igualmente, el Consejero Presidente se refirió a la Acción de Inconstitucionalidad presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por el INE ante la llamada “Ley Bonilla”, la cual fe desechada porque el Instituto no está dentro de las autoridades que pueden presentar una Acción de ese tipo. “En los días que vienen presentaremos un amicus curiae y también una Controversia Constitucional para la que sí estamos legitimados para preservar la democracia y los derechos en nuestro país”, dijo. México necesita los controles sociales El comisionado presidente del INAI, Francisco Javier Acuña, destacó la relevancia de que en esta celebración de COLPIN se reunieran las instituciones públicas autónomas de México como el propio INAI, el INE y la CNDH. El periodismo, añadió, ha sabido acompañar los procesos y las vicisitudes que la democracia en cualquier parte del mundo experimenta. “México, en esta nueva era, que quisiéramos fuera de la consolidación democrática, necesita de las instituciones del Estado, los tres poderes clásicos, pero también los controles sociales que hace la prensa y los controles sociales que hacen los órganos constitucionales autónomos, que fortalezcan esta democracia que en México tiene ya más de 40 años de procesos de liberalización política continua, sin interrupción, que es otro gran tesoro de la transición democrática en México”, agregó. Lamentó que México no pueda jactarse de tener una democracia estabilizada mientras siga siendo el país más peligroso para el ejercicio del periodismo. El periodismo enfrenta diversos riesgos en México y Latinoamérica El periodismo de investigación, subrayó el Presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, pone en evidencia las malas prácticas y los abusos y cumple así con su función: ser contrapeso del poder y no adversario como se le quiere ver en algunas latitudes. Destacó la importancia de fomentar el periodismo de investigación y buscar la calidad de la información, la transparencia y la rendición de cuentas, así como el auténtico control ciudadano. Si bien el periodismo y los medios de comunicación han tenido una influencia muy importante en la denuncia de abusos, agregó, también es cierto que el gremio enfrenta diversos riesgos en México, en Latinoamérica y Centroamérica, que se han agravado en los últimos años. “La apertura y el reconocimiento del disenso y de la crítica son cuestiones inherentes a un entorno de legalidad y democracia republicana. Cuando se demerita o estigmatiza el trabajo de quienes tienen a su cargo la labor periodística, no sólo se debilita la institucionalidad democrática, también se afectan derechos humanos y se contribuye a generar un clima de mayor violencia en contra de quienes desarrollan esas tareas al propiciarse la intolerancia”, concluyó.  

Follow Us on Social

Most Read