Rosario Robles Berlanga

Diputados federales del PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo demandaron a la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles Berlanga, que la Cruzada Nacional contra el Hambre no se convierta en botín político ni tampoco sea utilizado con fines electorales, al realizarse este año elecciones en catorce estados del país; la funcionaria rechazó ese fin y aclaró que se trabajará con ciudadanos y autoridades locales para garantizar la transparencia del programa.
Lo anterior durante la comparecencia de la funcionaria ante las comisiones unidades de Desarrollo Social y Asuntos Indígenas, en donde explicó los alcances de este programa, que busca atenuar la falta de alimentos a 7.4 millones de personas, y en su primera etapa prevé atender a 400 municipios en pobreza extrema.
Los legisladores coincidieron en la necesidad de que se garantice la transparencia en los programas sociales, el priista Fernando Charleston afirmó que los tricolores son los primeros que quieren que estos programas no se utilicen de manera electorera.
En respuesta la secretaria Robles Berlanga rechazó que la Cruzada Nacional contra el Hambre tenga fines electorales, ya que de los mil 432 municipios que tendrán elecciones, sólo 213 se encuentran dentro del programa de apoyo alimenticio, y en muchos solo se va a l 5 o 7 por ciento del municipios; de esos 113 se rigen por usos y costumbres, así que únicamente 100 del total estarán en elecciones, y se atenderán antes del proceso porque así lo han demandado incluso algunos gobernadores.
“En ningún momento imperó un criterio electoral para definir los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, tan es así que estamos firmando los convenios con los gobernadores de todos esos estados en los que va haber elecciones y que están muy interesados en que la Cruzada inicie ya”, garantizó.
Los datos que desmienten la situación del posible uso electoral del programa aclaró, es que en este 2013 va a haber elecciones en 14 estados; “mal haríamos en decirle a la población en condiciones de hambre de estos sitios que se esperen, porque el gobierno no puede actuar por las elecciones”.
Ante los diputados, Rosario Robes descartó riesgos de un mal uso de los recursos, y aseguró que se trabajará de manera conjunta con las autoridades estatales y municipales independientemente de su filiación partidista, y con los ciudadanos para garantizar que la Cruzada llegue de manera efectiva a los 400 municipios de atención prioritaria.
Cuestionada por los legisladores federales sobre la atención a municipios urbanos, la titular de Sedesol destacó, que de 2008 a 2010 la pobreza aumentó en éstos en 2.1 millones de personas, mientras que en los rurales 1.1 millones, “hay más crecimiento de las pobreza en las zonas urbanas, porque no estaban siendo atendidas, y nosotros estamos dando este giro para abatir la generación de violencia, ya que ahí se fractura el tejido social”.
De ahí que reveló que la Cruzada además de atender el problema alimentario, busca prevenir el delito y la violencia, a la vez Robles Berlanga se comprometió ante los diputados a rendir cuentas sobre este programa en forma constante.
Refirió que los criterios en que se basa la Cruzada son los del Coneval y el Inegi, y los municipios que atenderá en un primer momento se evaluaron a partir de la pobreza extrema con carencia alimentaria, por lo que los 70 programas que incluye la estrategia se implementaran a cabalidad.
Sin embargo, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo cuestionaron la Cruzada y sus fines electorales, al pronunciarse por una estrategia que atienda las causas de tanta pobreza que sufren millones de mexicanos, al calificar este programa como paternalista y rentable electoralmente.

Luz María Alonso Sánchez/This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Follow Us on Social

Most Read