CámaradeDiputados

Por impulsar reformas que modernicen a Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya rectoría la mantenga el Estado, se combata la corrupción y que esta industria transforme el progreso del país, se pronunciaron diputados de los siete grupos parlamentarios en San Lázaro al conmemorarse los 75 años de la expropiación petrolera, decretada por el presidente Lázaro Cárdenas.


El diputado del PRI Alejandro Rangel Segovia sostuvo que el país necesita una “cirugía mayor” en materia energética, donde todos aporten a los grandes retos. “México nos necesita despiertos actuantes, modernos, firmes, unidos. No nos adelantemos; no expongamos la unidad nacional a un debate aún sin sustentos reales. A esta Cámara vendrá la elevada responsabilidad de decidir reformas, las más trascendentales”.
México debe decidir sobre sus recursos energéticos “sin menoscabo de que seguirá siendo dueño absoluto e irrestricto del petróleo y de sus frutos, o permanecer quietos, observantes de cómo otras naciones avanzaron tecnológica y económicamente”, afirmó
Se deben explotar los recursos energéticos con alianzas estratégicas, a fin de resarcir los rezagos sociales y la unidad nacional, “o quedarnos con las buenas intenciones de hacerlo, desgarrándonos las vestiduras con verdades a medias”.
El tricolor  sostuvo que gracias a la nacionalización de la industria petrolera se pudo generar una plataforma de desarrollo que propicio en la plena inserción de México en la economía internacional como productor de manufacturas, y no simplemente como exportador de materias primas.
Homero Ricardo Niño de Rivera Vela, diputado del PAN aseguró que el Gobierno federal contará con el apoyo de la bancada albiceleste sólo si está dispuesto a empujar una reforma energética que le dé a Pemex autonomía de gestión, transparencia, inversión y un trato fiscal justo.
Confió que este año se le dé a la paraestatal la reforma que necesita para impulsar cadenas productivas mexicanas, sobre todo, porque no se han logrado hacer los cambios que esta industria requiere. “Cuenta con el apoyo del PAN, sólo si se está dispuesto a entrarle en verdad a los cambios que la reforma energética requiere y no vengan con una propuesta que esté al contentillo de todos”, refrendo.
A nombre del PRD, la diputada María del Socorro Ceseñas Chapa advirtió que Pemex requiere transformaciones, autonomía de gestión, régimen fiscal menos severo y flexible, y un manejo transparente de los recursos del excedente petrolero, los cuales no pueden seguir manejados discrecionalmente.
Estimó que en los próximos años el sector energético mexicano tendrá una función crucial en el fomento del crecimiento económico, la creación de empleos y desarrollo sostenible.
La ecologista Laura Ximena Martel Cantú recomendó construir una estrategia adecuada que atienda una política de largo alcance que garantice la continuidad y rectoría del Estado en el patrimonio energético del país. Urgió a sanear la relación entre Pemex y las finanzas públicas, por lo que la reforma energética debe caminar de la mano con la hacendaria, a fin de transparentar y eficientar el uso de los recursos derivados de los excedentes petroleros, así como otorgar un trato equitativo y justo a los estados y municipios, productores de energía e hidrocarburos.
Por Movimiento Ciudadano, el diputado Alfonso Durazo Montaño se pronunció por revisar a fondo el desempeño de la alta burocracia petrolera, los manejos financieros de la dirigencia sindical y por el castigo a los abusos, las omisiones y las irregularidades administrativas que “han hecho de la corrupción en Pemex una leyenda de talla internacional”.
El petista Manuel Rafael Huerta Ladrón de Guevara se sumo a la necesidad de transparentar la administración de la paraestatal y evitar la opacidad y corrupción que afectan su rendimiento; advirtió que el mejor homenaje a la nacionalización de esta industria es defender el patrimonio de los mexicanos y evitar acciones como el desvío de fondos hacia campañas políticas o de privilegiar capitales transnacionales.
Para concluir, Nueva Alianza a través de la diputada Dora María Talamante Lemus apuntó, que la soberanía en materia energética constituye uno de los pilares fundamentales de la economía, ya que Pemex es el cuarto productor a nivel mundial de crudo y condensado de petróleo, y su contribución al Producto Interno Bruto (PIB) del país representa el 7.7 por ciento.
De esta forma, las siete bancadas en la Cámara Baja destacaron la urgencia de lograr una política energética viable, eficiente y eficaz, al reconocer que es responsabilidad de todos que Pemex sea una empresa productiva enmarcada en una modernización constante.

Luz María Alonso Sánchez/This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Follow Us on Social

Most Read