El Banco Mundial recortó a 1.7 por ciento su expectativa de crecimiento para la economía mexicana, desde 2 por ciento estimado en enero pasado, como un reflejo
de las preocupaciones de los mercados por las señales “un tanto contradictorias” con respecto al curso futuro de la política económica.
En su informe semestral de la Oficina del Economista Jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, señala que México comienza 2019 con un crecimiento modesto, pero estable, y prevé que crezca en 1.7 por ciento este año, tras crecer 2 por ciento en 2018.
El nuevo pronóstico es menor al 2 por ciento estimado por el organismo financiero internacional para 2019 en enero pasado, cuando dio a conocer sus Perspectivas Económicas Mundiales.
En el documento difundido este jueves, expuso también que este año se proyecta que México tenga superávit primario y deuda en disminución, y con una inflación que se espera permanezca dentro del rango objetivo del Banco de México (Banxico), de 3 por ciento con un margen de un punto porcentual.
Para el Banco Mundial, las principales reformas energéticas implementadas por la administración anterior han sido suspendidas, lo que ha llevado a un cuestionamiento del futuro de la política energética.
“En resumen, las señales de la nueva administración han sido mixtas y sólo el tiempo dirá qué orientación prevalecerá”, estimó el organismo, al calificar de probable que la incertidumbre relacionada con la política económica obligue al banco central a mantener una política restrictiva.

Follow Us on Social

Most Read