En los negocios que dejaron de operar laboraban un promedio de 3 personas por establecimiento, casi 3 millones se quedaron sin ingresos.
  
Ciudad de México, 3 de diciembre de 2020, - El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), publico en su portal oficial el estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020 en donde revela que de las 4.9 millones de empresas micro, pequeñas y medianas que había en el 2019, sobrevivieron únicamente 3 millones 850 mil, es decir, un que millón10 mil 857 pequeñas empresas, establecimientos o el 20.81 por ciento del total cerraron sus puertas definitivamente.
 
“Es decir, justo en el periodo de la pandemia coincide con un incremento en el cierre de los establecimientos. Julio Santaella, presidente del INEGI, destacó la información en videoconferencia.
 
Informó que en los negocios que dejaron de operar de manera definitiva laboraban un promedio de 3 personas por establecimiento, con lo que casi 3 millones de personas se quedaron sin ingresos, mientras que los locales sobrevivientes tuvieron una disminución de Un millón 150 mil puestos de trabajo y una disminución salarial de entre el 30 y 50 por ciento del salario que percibían antes de la pandemia. 
 
Estima el estudio que en total se han perdido 4 millones 120 mil puestos de trabajo. Por otra parte, el estudio muestra que a 17 meses de concluido el levantamiento censal se crearón 619 mil 443 unidades productivas, en las cuales se generaron 1.23 millones de empleos, de esta manera, se pasó de 14.66 a 11.77 millones de personas ocupadas en septiembre de 2020, lo que representa una disminución de 19.68 por ciento con respecto a la población ocupada en mayo de 2019.
 
Por actividad económica, la mayor proporción de cierres definitivos se registró en establecimientos de servicios privados no financieros, con el 24.92 por ciento; comercio, con 18.98 por ciento y manufacturas, con el 15 por ciento.
 
En otra encuesta, sobre el impacto económico generado por Covid-19 (ECOVID-IE), se revela que alrededor de Un millón 870 mil empresas en el país, (el 86.6 por ciento del total), indica haber tenido alguna afectación a causa de la pandemia.
 
Entre las principales afectaciones se encuentran la disminución de los ingresos con el 79.2 por ciento del total, la baja demanda con 51.2 por ciento y con el 22.8 la escasez de insumos o productos.
“Tomando en cuenta todo el periodo del COVID-19, el principal resultado que da la encuesta es que las empresas tuvieron una disminución de los ingresos debido al cierre de actividades no esenciales”, consideró Guillermina Rodríguez, subdirectora de Estudios Económicos de Citibanamex.
 
Destacó que es cierto que las empresas cerraron sus operaciones, pero también hay nacimientos de nuevas unidades productivas que pueden ser de otras actividades, por lo que quizás se estén ajustándose a la nueva normalidad de la actividad económica.
“Este cierre masivo de empresas en México es histórico porque muestra la profundidad de la afectación del coronavirus. La desaparición de Mipymes implicó la pérdida de empleos y la salida fue generar pequeños micronegocios para obtener ingresos propios, esto muestra la problemática que se tiene en materia de empleo y también de inversión”, dijo José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).
 
Advirtió que lo anterior afectará de manera estructural en la actividad económica de México y será difícil que a partir de ello se pueda pensar en una recuperación rápida de la economía, pues será al menos hasta el 2022 cuando esto ocurra.
“En comparación con la encuesta pasada en abril, parece que hay cierto optimismo entre las empresas que mencionaron afectaciones por el coronavirus, pero más allá de la mejora, las afectaciones que provocó el virus son muy graves y profundas”, expuso Marcos Arias, analista de Monex.
 
De acuerdo con el reporte, a nivel nacional 37.6 por ciento de las empresas consideran que podrán continuar operando de 12 meses a más con su nivel actual de ingresos, 46.6 por ciento de tres a menos de 12 meses y 15.8 menos de 3 meses.
 
De acuerdo con el segundo levantamiento de la Encuesta sobre el Impacto Generado por COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE), la proporción de empresas que recibieron apoyos fue de 5.9 por ciento, mientras que el 94.1 por ciento restante no recibió ningún tipo de ayuda.
 
La encuesta arroja que las empresas consideran que la política de apoyo que más se requiere para hacer frente a la pandemia es aquella relacionada con los apoyos fiscales, con 61.3 por ciento de respuestas.
 
Un 40.6 por ciento indicó que se requiere un aplazamiento de pagos a créditos y servicios, 34.4 por ciento mencionó la trasferencia de efectivo y 30.3 por ciento dijo que se necesitan nuevos créditos.
 
Los resultados destacan que 37.6 por ciento de las unidades económicas prevén un retraso en el pago de sus deudas, y esta proporción es mayor en las microempresas, con 38 por ciento, mientras que en las grandes es de 19.3 por ciento.

Follow Us on Social

Most Read