EEUU, 4 de noviembre 2021.--- La recuperación de la economía mexicana se desacelera, por lo que no se logrará retomar los niveles previos a la pandemia ni en este ni el próximo año,

ni tampoco se logrará en el 2021 tasas de crecimiento de 6% del PIB, de acuerdo con especialistas de Amcham y de Moody´s.

Durante el Foro Económico 2021 "¿Qué hacer para consolidar la recuperación económica?" que organizó la American Chamber Mexico (Amcham), el CEO de Moody´s México, Carlos Díaz de la Garza, afirmó que México va retrasado en el ritmo de recuperación.
Por lo que con el ritmo de "recuperación actual que traemos, estamos viendo que para llegar a los niveles de crecimiento y al nivel de la economía que traía en el 2019 previo a la pandemia del COVID-19, más o menos estaremos llegando en 2023 a niveles similares", aunque "la gran mayoría de los países van a llegar a los mismos niveles en el 2022, entonces México trae un retraso".
Dijo que para 2022 no se esperan niveles altos, sino que estará en cifras muy moderadas de 3.5% a 4%, las cuales deben de verse con respecto a la muy baja base de la que se parte.
Por una parte, el asesor económico en la AmCham, Luis Foncerrada, expuso que para 2021 no se podrá alcanzar el 6% de crecimiento del PIB si se consideran los últimos indicadores que muestran debilidad en la recuperación.
"Pensamos que podíamos crecer más de 6% (en 2021), me parece que eso ya es una cifra que no podremos lograr, las expectativas del Banco de México y de los especialistas sector privado, más de la mitad piensan que no podremos llegar al 6%", explicó.
Y para 2022 más de la mitad de los especialistas encuestados no creen que se alcance 3% y añadió que "aquí la variable fundamental que podría explicar el crecimiento y podría recuperar de alguna forma alguna tendencia positiva es la inversión, y la inversión desgraciadamente tiene una importante caída de la que no se recupera, y explicada en buena parte por la inversión pública que también se ha reducido de manera sistemática mes con mes".
"Al no haber inversión hay un efecto en el empleo, si consideramos que tenemos más de 17 y medio de personas y medio que requieren un empleo, que es la brecha laboral", aseveró.
Foncerrada dijo que las remesas impidieron que incrementara mucho el número de pobres, porque "tienes casi un 4% del Producto Interno Bruto (PIB) de ingresos adicionales en las familias que lo recibieron (remesas); estamos hablando de 900 mil millones de pesos y que les permitió salvarlos de atravesar la línea de pobreza, sin esto hubiéramos tenido probablemente el triple de pobres que se generaron durante la pandemia y durante estos últimos años".
Agregó que "las remesas que ya están en cerca de 45 mil millones de dólares, nos salvan. Compensan todo el otro déficit sumado. En términos macroeconómicos, las remesas y la política del presidente Biden indudablemente han permitido un incremento tan importante. Siguen jugando un papel muy importante en la estabilidad cambiaria".

Follow Us on Social

Most Read