MÉXICO, 1 de agosto 2022 :-: Los dos principales obstáculos para la economía mexicana son de carácter interno con la

gobernanza, en donde destaca la inseguridad pública y la inflación

Por las presiones sobre los precios al consumidor y la inseguridad pública, analistas consultados por el Banco de México (Banxico) prevén que no es momento para realizar inversiones y que el clima de negocios empeorará en lo que resta del año.

De ahí que el consenso de 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero encuestados por el banco central, subió su estimado para la inflación para este año y recortó su pronóstico para la economía nacional del 2023. 

Los dos principales obstáculos para la economía mexicana son de carácter interno con la gobernanza, en donde destaca la inseguridad pública y la inflación.
Están anticipando que la inflación general terminará el presente año en 7.80% desde el 7.50% considerado en la encuesta anterior.

Para junio prevén que la inflación general crezca 0.77 por ciento.
Según el consenso, para 2023 quedó igual en 4.50 por ciento, lo que significa que seguirá por arriba de la meta de inflación de Banxico de 3% con un intervalo de más/menos un punto.
Así, la tasa de fondeo para el 2022 ascenderá a 9.50 por ciento, mismo nivel de la consulta anterior; lo mismo para el 2023 al quedar en 9 por ciento.

En ese entorno, el consenso no ajustó las expectativas para el producto interno bruto (PIB) para el 2022 al conservar el 1.80 por ciento; solamente seis de cada 10 afirmó que la economía está mejor que hace un año.

No obstante, para el 2023 lo recortaron de 1.90 a 1.60 por ciento, aunque descartan caídas trimestrales del PIB durante el próximo año.

Follow Us on Social

Most Read