La herencia de la pasada administración estatal de Andrés Granier en Tabasco, es el desorden administrativo donde se ha comprobado un déficit o faltante de

arriba de seis mil millones de pesos, lo que representa para el gobierno una catástrofe, reiteró el gobernador Arturo Núñez, en entrevista con Eduardo Ramos Fusther. El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez precisó que a pesar de que desde su toma de posesión supo que entraría en una “zona de desastre”, no tenía claro la magnitud del desastre, que incluye desorden administrativo, caos financiero y una gran corrupción.

En la charla transmitida durante el programa Voces al Aire, que se trasmite por el 760 de ABC Radio, el mandatario local reiteró que hay dinero federal de las partidas presupuestarias a Tabasco, que no aparece, así como otros recursos que estaban canalizados para los programas de gobierno que nunca llegaron a sus destinatarios La deuda real del gobierno de Tabasco asciende a 17 mil 737 millones de pesos, informó este día el gobernador Arturo Núñez Jiménez, tras explicar que el ex gobernador Andrés Granier Melo había dicho que era de diez mil 135 millones de pesos. Explicó que de acuerdo con investigaciones realizadas por su gobierno, se detectaron faltantes por la cantidad de mil 998 millones de pesos en cuentas bancarias de la Secretaría de Finanzas.

“Las anomalías van desde pasivos no reportados, hasta faltantes de recursos en cuentas de programas federales, adeudos a proveedores y otros acreedores, robo de documentos oficiales, la manipulación de sistemas informáticos, y una mala estructura del gasto público en el decreto de Presupuesto General de Egresos para el ejercicio fiscal 2013”, señaló el Ejecutivo tabasqueño. Sin embargo, reveló que en algunos casos ya están identificados los responsables del desfalco en Tabasco; ya que fueron quienes firmaron las transferencias bancarias, “y en otros habrá que ver por qué no creemos que cantidades estratosféricas se hayan aprobado por un sólo departamento, evidentemente tuvieron que estar involucrados los mandos superiores de laAdministración pública del estado”.

Ante la pregunta de Eduardo Ramos sobre el dinero que se destinó para la compra de votos durante las pasadas elecciones, Arturo Núñez se concretó a decir que: “se tiene informes de un desvío superior de mil 50 millones de pesos, que no entraron al ejercicio fiscal de 2012, y se han comprobado manejos indebidos del presupuestos durante ese año. Al parecer, dijo, se solicitaban créditos bancarios de corto plazo que se jineteaban con dinero del presupuesto federal, dinero que hace falta y que estamos buscando dónde quedó.

Eduardo Ramos: ¿Qué se está haciendo para recuperar parte de estos recursos?, a lo que el mandatario tabasqueño contestó que se hará un esfuerzo para recuperar parte de esos recursos y detectar a los responsables de estos desfalcos. Incluso hay el riesgo de que hayan sido transferidos al exterior. Estamos en comunicación permanente con la secretaria de Hacienda para reportar los avances de las investigaciones y recuperar algo de esos recursos.

Explicó que el inicio de su gobierno se ha visto desprovisto de una fuerte falta de liquidez y fuertes reducciones de recursos, para canalizar a los diversos programas de gobierno. Durante el programa que se transmite por ABC Radio AM, Arturo Núñez reveló que se ha logrado anticipos al presupuesto federal por parte de la Secretaría de Hacienda, lo que ha ayudado a diseñar una estrategia de gasto y otra para poder lograr una mejor administración. “Hemos tenido que hacerle quitas obligatorias al gasto. Hemos tenido que reinventarnos ”.

Ante la pregunta obligada de que si el anterior gobernador sabía de esta corrupción, el entrevistado dijo categórico: “es muy difícil que no se haya dado cuenta Granier de lo que pasaba. Primero porque las anomalías se prolongaron en el tiempo, ya que se pudo ver con la evaluación de los ejercicios anteriores. Y segundo, los altos montos de la deuda. No es posible que un jefe de departamento se le haya autorizado endeudar al estado con montos superiores a los mil 900 millones de pesos. Recursos que no pueden hacerse de lado.

Por último mencionó que las instancias competentes exigen el reintegro de los recursos a la Tesorería de la Federación, por lo que instruyó a la Secretaría de Contraloría a presentar las denuncias correspondientes ante la Secretaría de la Función Pública y la Procuraduría General de la República, además de dar vista, para los efectos legales procedentes, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y la Auditoría Superior de la Federación.

Follow Us on Social

Most Read