MEXICO, 25 feb () -- Cientos de universitarios marcharon hoy en la ciudad de Puebla,

 capital del estado mexicano del mismo nombre (centro), para protestar por el homicidio de tres estudiantes de Medicina, uno de ellos mexicano y los otros dos colombianos.
De acuerdo con las versiones difundidas por la prensa local, la multitudinaria caminata salió por la mañana de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), las instituciones donde estudiaban las víctimas, rumbo a la sede del gobierno del estado.
La protesta se realizó luego de que el lunes la Policía encontró los cuerpos del mexicano Francisco Javier Tirado, alumno de la BUAP, y de los colombianos Ximena Quijano y José Antonio Parada, estudiantes de intercambio de la UPAEP, en un camino rural del poblado de Huejotzingo.
Junto con los estudiantes fue encontrado el cuerpo de un chofer del servicio de transporte Uber que abordaron la noche del pasado domingo en el poblado, a 40 kilómetros de la ciudad, tras asistir a su tradicional Carnaval anual, según las autoridades.
Unos 5.000 universitarios caminaron por las calles céntricas de la ciudad hacia la Casa Aguayo, sede del gobierno de Puebla, la mayoría de ellos estudiantes de Medicina y Enfermería vestidos con bata blanca o uniforme médico azul.
"¡Ni una bata menos!", gritaron los inconformes durante su recorrido, en el cual mostraron batas con los nombres de las tres víctimas y cartulinas con consignas contra la inseguridad.
La Fiscalía local informó la noche del lunes que tres personas fueron detenidas por su presunta liga con el crimen, mientras que el secretario de Gobernación de Puebla, David Méndez, dijo este martes, en un noticiero radiofónico, que se analizaba como un posible móvil el intento de robo del automóvil.
Tirado, el estudiante víctima de la BUAP, la principal universidad pública de Puebla, tenía 22 años, era originario del vecino estado de Veracruz (este) y realizaba su servicio social en un centro de la ciudad de Izúcar de Matamoros.
"Teníamos sueños, queríamos ser médicos especialistas (...) Hoy ya no se puede, a mi amigo le arrebataron la vida", dijo a periodistas al iniciar la marcha un estudiante de la BUAP que compartía vivienda con Tirado.
La UPAEP, una universidad privada, señaló en un comunicado que Quijano, de 25 años, y Parada, de 22 años, estaban de intercambio en esa institución, y que eran médicos internos de pregrado que desde agosto del año pasado prestaban servicio en el Hospital General de Cholula.
El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, dijo la noche del lunes en un mensaje a través de su cuenta oficial de Twitter que el crimen era parte de una "escalada de violencia" que se experimenta en el estado, y se comprometió a que los asesinatos no van a quedar impunes.

Follow Us on Social

Most Read