CIUDAD DE MÉXICO, 30 mar - La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) pidió el lunes al gobierno asegurar

 la operación de las aduanas y suspender el cobro de impuestos a los salarios de sus trabajadores, entre otras medidas, para apoyar a las empresas de este importante sector ante la contingencia del coronavirus.
La semana pasada la AMIA y otros gremios sectoriales ya habían realizado un exhorto para retrasar hasta 2021 la entrada en vigor de las reglas y las reglamentaciones contempladas para el sector en el nuevo acuerdo para Norteamérica, TMEC, que podría entrar en marcha este mismo año.
Debido a las medidas adoptadas por las autoridades y los fabricantes y distribuidoras de vehículos, como la realización de “paros técnicos, con el objetivo de reducir las actividades al mínimo”, se registrará “una caída tanto del mercado interno como de las exportaciones”, dijo la AMIA en un comunicado.

El coronavirus, un brote originado en China a fines del año pasado y que ha dejado casi 739,000 infectados y al menos 35,000 muertes en todo el mundo, ha obligado a muchas automotrices a suspender sus operaciones en Norteamérica para proteger la salud de empleados y colaboradores, y México no ha sido la excepción.
El nuevo revés empeora el sombrío panorama para las armadoras de vehículos en el país, que a comienzos de año ya vaticinaban nuevas caídas en la fabricación local y exportaciones para el cierre de este año, tras caer un 4.1% y un 3.4% interanual en 2019, respectivamente.
Ante esta situación, la industria que representa un 3.8% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y de la cual dependen más de 3.6 millones de empleos solicitó a través de la AMIA apoyos de comercio exterior, fiscales, financieros y normativos para el sector durante el periodo que dure la contingencia.

Además de asegurar la operación continua de las aduanas para garantizar el flujo de mercancías de importación y exportación, el gremio solicitó “acordar con las autoridades estatales la aplicación de tasa cero de impuesto a sueldos y salarios mientras perdure la crisis”.
También pidió posponer los términos para la declaración anual de impuestos y apoyos a través de créditos blandos a pequeñas y medianas empresas del sector, e incrementar la deducibilidad en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) hasta 350,000 pesos (unos 14,500 dólares) a los que compren vehículos son otras de las medidas propuestas. (1 dólar = 24.1170 pesos mexicanos)

Follow Us on Social

Most Read