MEXICO, 24 de agosto de 2021.-- Las gasolinas serán más caras en México, afectando no sólo a los propietarios de automóviles, sino a la totalidad

de la cadena de suministro y con ello a los precios generales de la economía, advierten analistas de BBVA.

Esto debido a los costos adicionales que provocarán las modificaciones a las Reglas Generales de Comercio Exterior y la suspensión de empresas del Padrón de Importadores y Exportadores. Estas medidas fueron resueltas por la Secretaría de Hacienda en los últimos meses.

Los hidrocarburos y productos petrolíferos han mostrado aumentos en precios superiores a la inflación, debido al incremento internacional de la demanda y los petroprecios, resultado de la reactivación gradual de las economías, indica un reporte de BBVA publicado ayer.

El análisis señala que las medidas del gobierno consisten en un trato discriminatorio a favor de Pemex, al igual que la suspensión de permisos de importación y expendio al público.

“Las medidas tendrán influencia en la decisión de las empresas privadas sobre ampliar o no su capacidad operativa en las cadenas de suministro”.

Empresas y personas absorberán los costos

En BBVA explican que los costos adicionales que provocarán las medidas deberán ser absorbidos tanto por las empresas privadas como por los consumidores, reflejándose en precios más altos, afectando no sólo a los propietarios de automóviles, sino a la totalidad de la cadena de suministro y, con ello, a los precios generales de la economía.

Desde su punto de vista, los energéticos y gasolinas han acelerado su ritmo inflacionario, afectando no sólo al consumidor final, sino a otros sectores, como es el caso del transporte.

La cifra

5.9 por ciento del gasto representó, en promedio, el desembolso de las familias mexicanas en gasolinas y diésel, según la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) 2020.

Follow Us on Social

Most Read