La pandemia del Covid-19 ha abierto rápidamente las venas destructivas del abuso a mujeres y quienes son vulnerables, revelando sistemas violentos y rotos que se han impuesto durante demasiado tiempo. Con cada día, vemos que la mayoría de las personas que mueren son aquellas que históricamente han sido explotadas, oprimidas, marginadas víctimas de trata y discriminadas por motivos de raza, género, clase, casta o religión. 

 Además, el nexo que las comunidades indígenas tienen con la tierra ha sido vulnerada a través de la colonización, la ruptura de tratados y las continuas violaciones de derechos humanos cometidas contra los pueblos indígenas.

En todo el planeta, la mayoría de los trabajadores de primera línea, los trabajadores de la salud, los trabajadores de atención domiciliaria, los trabajadores domésticos y los trabajadores agrícolas son mujeres. Como la Naturaleza, son los menos valorados y protegidos.

Debemos PONERNOS DE PIE para valorar, proteger y reconocer a aquellos que están haciendo el trabajo esencial. Debemos LEVANTARNOS en favor del cuidado de la Naturaleza, que es vital para toda la vida.

Hacemos un llamado a todos en todo el mundo para que SE PONGAN DE PIE en honor y celebración de nuestras trabajadoras, y para crear y hacer crecer y levantar HUERTOS.

¿PORQUÉ LEVANTAR JARDINES Y HUERTOS?

Los huertos y jardines nos recuerdan nuestra conexión con la Tierra, lo que nos obliga a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proteger y nutrir la vida y todo lo que es natural sin hacer daño. El cultivo de plantas también es un medio de supervivencia. Cultivar alimentos en un jardín de manera orgánica, ya sea en su propio jardín interior o en un jardín comunitario, te permite alimentarte a sí mismo y a tu comunidad. Proporciona autonomía y subraya la necesidad de seguridad alimentaria en un mundo donde a tantos se les niegan estos recursos esenciales. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas informó en abril que la pandemia del coronavirus podría duplicar el número de personas que sufren inseguridad alimentaria aguda este año a alrededor de 265 millones en todo el mundo.

Atender un huerto o un jardín es un acto de resistencia porque conecta a las personas y las comunidades con la Naturaleza. Cultivar la propia comida, cultivar la belleza y la vida, es revolucionario en esta era de colapso ecológico, ambiental y social. Poner nuestras energías, nuestra creatividad, nuestro corazón en todo lo que pueda crecer y sostener todas las formas de vida cuando el orden mundial actual está empeñado en la destrucción es un acto radical. La existencia y persistencia de huertos comunitarios en desiertos alimentarios y vecindarios de bajos ingresos es un testimonio de la capacidad de recuperación de las comunidades que los cultivan.

Cuidar un huerto o un jardín, como cuidar nuestras propias comunidades, requiere paciencia, creatividad, amor, cuidado, atención, presencia, diligencia, atención plena y compromiso. La jardinería centraliza el cultivo y la donación, no se trata de tomar o adquirir. Cuidar un jardín, cuidarlo para que florezca y crezca, profundiza nuestra relación con la naturaleza. Los jardines nos colocan firme y profundamente en el arte de honrar la vida, convirtiéndose en camas artísticas de Resistencia Creativa.

Los huertos y jardines son espacios que involucran y despiertan nuestros sentidos, nos hacen creer en la maravilla, la belleza y la conexión con todos los seres vivos. Como el teatro, son un lugar de juego y de transformación, donde podemos celebrar y contribuir a la vida.

Levantar huertos y jardines es un desafiante llamado creativo para el avivamiento, la restauración del planeta y la transformación. Son, en muchos sentidos, un llamado compasivo a la justicia, porque una de las mayores injusticias de nuestro tiempo ha sido la destrucción y erradicación del Planeta Tierra, paralela a la violencia de género en curso y en aumento. No podemos mantener la extracción en curso del trabajo de las mujeres y los productos de la tierra, sin gratitud hacia ambos. Debemos proteger a las mujeres y a la Naturaleza para que exista cualquier vida futura.

Hacer crecer un jardín es amar.
Mantener viva una comunidad es amar.
Crea y cultiva huertos.
Baila en ellos.
Eleva tus manos.

DE PIE POR LA MUJER Y LA NATURALEZA
#RiseGardenResist
#RisingGarden
#RisingWorld

Follow Us on Social

Most Read