Los astrónomos descubrieron una "supertierra", es decir, un mundo mayor que nuestro planeta, en órbita alrededor

de una estrella situada a unos 137 años luz. Un segundo planeta, del tamaño de la Tierra, podría orbitar también alrededor de la misma estrella.

 El exoplaneta del tipo supertierra, conocido como TOI-715b, orbita alrededor de una estrella enana roja más fría y pequeña que nuestro Sol. Los astrónomos descubrieron el planeta gracias a la misión TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA. En enero se publicó un estudio sobre el descubrimiento en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Los investigadores han determinado que el planeta, cuya anchura se estima en una vez y media la de nuestro planeta, tarda algo más de 19 días terrestres en completar una órbita alrededor de su estrella. El planeta está lo suficientemente cerca de su estrella como para encontrarse en la zona habitable, es decir, a la distancia de una estrella que proporciona a un planeta la temperatura adecuada para que exista agua líquida en su superficie.

La zona habitable suele calcularse en función de factores como el tamaño, la temperatura y la masa de una estrella, así como la reflectividad de la superficie de un planeta. Pero puede haber grandes márgenes de error asociados a estos factores, lo que pone en duda que un planeta resida realmente en la zona habitable, afirma la autora principal del estudio, la Dra. Georgina Dransfield, investigadora postdoctoral de la Facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Birmingham, Reino Unido.

Los astrónomos creen que TOI-715b existe en una región estrecha y más óptima alrededor de la estrella conocida como zona de habitabilidad conservadora, que es menos probable que se vea afectada por los márgenes de error.

"Este descubrimiento es emocionante, ya que se trata de la primera supertierra detectada por TESS dentro de la zona de habitabilidad conservadora", afirma Dransfield. "Además, al estar relativamente cerca, el sistema es adecuado para futuras investigaciones atmosféricas".

::: TESS, el cazador de planetas

Desde su lanzamiento en 2018, TESS ha ayudado a los astrónomos a detectar planetas alrededor de estrellas relativamente cercanas, adecuados para observaciones de seguimiento con observatorios terrestres y espaciales.

"Esto nos permite obtener una imagen mucho más clara de la diversidad de sistemas exoplanetarios que orbitan alrededor de una amplia gama de tipos estelares", dijo Dransfield.

Los telescopios pueden captar las caídas de la luz estelar que indican que el planeta está pasando por delante de su estrella, y esas caídas de la luz estelar se denominan tránsitos. TOI-715b está cerca de su estrella y tiene una órbita rápida, lo que significa que el planeta pasa por delante de su estrella, o transita, con frecuencia. Como resultado, el exoplaneta es un candidato óptimo para futuras observaciones con el telescopio espacial James Webb. El telescopio Webb observa el universo en luz infrarroja, invisible para el ojo humano, y puede observar el interior de las atmósferas de los planetas.

A medida que el planeta transita por la estrella, la luz estelar se filtra a través de él, lo que permite al Webb buscar indicios de la existencia de una atmósfera e incluso determinar la composición atmosférica del planeta. Y saber si los planetas tienen atmósfera puede revelar más sobre su capacidad de ser potencialmente habitables para la vida.

"Queremos conocer la masa del planeta con gran precisión para saber si se trata de una verdadera supertierra o de un miembro de la nueva categoría de mundos oceánicos", explica Dransfield, refiriéndose a lunas con océanos globales como Europa, en Júpiter, o Encélado, en Saturno. "Esto nos permitirá dar forma realmente a nuestras investigaciones de seguimiento y aprender más sobre la demografía de los exoplanetas en su conjunto".

Para confirmar la existencia del probable segundo planeta del tamaño de la Tierra, los investigadores necesitan más observaciones exitosas de los tránsitos del planeta en diferentes longitudes de onda de la luz, dijo Dransfield.

Si se confirma la existencia de un planeta del tamaño de la Tierra, se convertirá en el más pequeño que TESS haya encontrado hasta ahora en una zona habitable.

::: La búsqueda de planetas similares a la Tierra

Las estrellas enanas rojas son las más comunes de nuestra galaxia, y se ha descubierto que varias de ellas albergan pequeños mundos rocosos, como el sistema TRAPPIST, descubierto recientemente con sus siete planetas, situado a 40 años luz de distancia. Los planetas que orbitan más cerca de estas estrellas más pequeñas y frías podrían recibir suficiente calor para ser potencialmente habitables.

Pero una cuestión clave es si estos planetas también están lo suficientemente cerca como para ser azotados por erupciones estelares y radiación, lo que podría erosionar sus atmósferas, evaporar el agua y limitar su capacidad de ser habitables para la vida.

La estrella de TOI-715b solo ha mostrado un par de llamaradas en los últimos dos años y no se considera activa, lo que la convierte en una estrella vieja, dijo Dransfield.

En el futuro, los astrónomos esperan tener la capacidad de buscar planetas alrededor de estrellas más parecidas a nuestro sol, lo que requerirá la capacidad de bloquear la intensa luz estelar para encontrar planetas débiles del tamaño de la Tierra.

Próximas misiones como PLATO (PLAnetary Transits and Oscillations), de la Agencia Espacial Europea, llevarán 26 cámaras para estudiar planetas similares a la Tierra en órbitas de zonas habitables alrededor de estrellas similares al Sol. El lanzamiento de la misión está previsto para 2026.

"Hasta ahora, ningún telescopio ha sido capaz de esto, pero debería ser posible en la próxima década", dijo Dransfield, refiriéndose a PLATO. "Será uno de los descubrimientos más esperados, ya que empezará a mostrarnos lo comunes que son realmente los planetas similares a la Tierra".

Follow Us on Social

Most Read