Durante los últimos y primeros meses del año, los días se tornan más fríos en todo el país. Nuestras mascotas requieren

 cuidado especial para que no sufran los estragos de estos cambios de clima tan repentinos.

En el caso de nuestros perros, si son de raza pequeña, necesitan estar supervisados para evitar cualquier resfriado que pueda afectarles durante esta temporada.

Te compartimos algunos consejos para el cuidado de tu amigo desde el hogar. ¡Toma nota!

Alimentación balanceada.
La alimentación de tu compañero es elemental. Además de tener un gran sabor, debe estar balanceada con nutrientes que resultan fundamentales para combatir cualquier riesgo de resfrío. Vitaminas como la C, D y E, fortalecen el sistema inmune de tu amigo frente a cualquier contagio o infección, actúan como antioxidantes y protegen las células de tu can.

Los alimentos procesados proveen recetas con el balance ideal de nutrientes para esta temporada; además son fáciles de transportar y tienen una gran variedad de recetas y sabores que tu perro puede elegir.

Echa ojo a la porción de su comida.
Durante la época de frío, tu perro puede consumir más alimento, ya que su cuerpo trabaja extra para mantenerse cálido. Es importante que monitores su plato constantemente para evitar que pase esta temporada con hambre. Por otro lado, también toma en cuenta que la comida en exceso y la poca actividad que tu perro pueda realizar en estos días fríos puede provocarle un sobrepeso.

Vigila su comportamiento con el veterinario.
“Los perros de raza pequeña tienen poca tolerancia a los cambios de temperatura. Hay que darles especial atención durante estas épocas. Si tu mascota llora, tiembla, se muestra ansiosa, busca lugares calientitos para esconderse o se reúsa a salir puede que sea sensible al frío. Los cambios de temperatura pueden aumentar la susceptibilidad a infecciones, sobre todo respiratorias; debemos estar atentos a signos como secreciones nasales, estornudos, tos, inapetencia”, comenta la MVZ Esther Charles.

Si notas alguno de estas señales, acude de inmediato con tu veterinario para que atienda oportunamente a tu mascota.

Mantenlo bien hidratado.
El trabajo extra que realiza el cuerpo de tu perro para mantenerse caliente requiere de una buena hidratación. Nunca lo dejes sin agua y sírvela a temperatura ambiente. Las opciones de alimento húmedo y/o en sobres también brindan un buen aporte a su hidratación.

Evita cortar su pelo.
Esta época es la peor para cortar su pelo, sobre todo en perros de raza pequeña que necesitan más abrigo, tan solo por su cercanía con el suelo. Una cobija extra en su lugar de descanso siempre será el mejor aliado para mantener caliente a tu pequeño amigo.

Tu cariño, su mejor calefactor.
Evita cambios bruscos de temperatura al cambiar de habitación o abrir alguna puerta o ventana. Ahora bien, estamos seguros de que, si le preguntas a él, el mejor lugar donde puede encontrar calor es en tus brazos o mientras lo acaricias al ver recostados tu serie favorita.

Follow Us on Social

Most Read