EEUU, 07 DE FEBRERO 2024--La serie Netflix"The Crown" cuenta la historia de la antigua reina de Inglaterra y su familia en 60 episodios.

La reina Isabel II es interpretada por tres actrices que cubren todo el reinado de la monarca: desde 1947 hasta su muerte.

Cualquiera que siga la vida de la realeza británica encontrará muchos paralelismos en la serie. No todo lo que se cuenta en la premiada serie está basado en hechos reales; algunas cosas se han añadido en aras del drama. Y así, "The Crown" consigue magistralmente cautivar al público ante la pantalla. Esto se debe en parte a las historias sobre la realeza, cuyos amoríos y escándalos siempre han proporcionado entretenimiento, y en parte a las interpretaciones del reparto. Por último, pero no por ello menos importante, la puesta en escena, el vestuario y todo el decorado son muy convincentes.

Opulento decorado y atención al detalle
"The Crown" es una de las series más caras jamás rodadas. Los creadores se esforzaron por crear la mayor proximidad posible a la familia real y a lugares reales. La atención al detalle abarca desde la réplica del anillo de compromiso de la princesa Diana hasta el bar de la casa de la Reina Madre y el carruaje dorado de la familia real.

Gran parte del presupuesto se gastó en el vestuario y el atrezzo. El departamento de vestuario fue el más grande de toda la producción. Los trajes que llevan los actores y actrices no tienen nada que envidiar a los originales. Los diseñadores de vestuario confeccionaron trajes para la ceremonia de coronación, vestidos de baile para las mujeres de la realeza y una réplica del vestido transparente que Kate Middleton llevó una vez para impresionar al príncipe Guillermo.

Casi 450 de estos trajes y objetos de atrezzo -incluidos muchos muebles como escritorios, mesas de maquillaje y mesas auxiliares, así como cuadros creados especialmente- se subastan ahora en la casa de subastas londinense Bonham. La recaudación de la subasta en directo de unos 150 objetos, que tendrá lugar el 7 de febrero, se destinará a un programa de becas de la Escuela Nacional Británica de Cine y Televisión (NFTS).

Entre los objetos más insólitos, figura una réplica de la puerta de entrada al número 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico. El periódico sensacionalista británico "Daily Mail" difundió el rumor de que el exprimer ministro británico, Boris Johnson , estaba interesado en el telón de fondo. Con un valor estimado de 23.000-35.000 euros, es uno de los objetos más caros.

También sale a subasta una reproducción de la silla de madera de la coronación, la llamada Silla de San Eduardo. Quien gane la puja podrá así sentirse un poco rey o reina.

Follow Us on Social

Most Read