Ciudad de México, a 3 de septiembre de 2020.- El brote de coronavirus (COVID-19) ha impactado a casi 24 millones de personas en el mundo, ocasionado más de 850 mil fallecimientos, según la OMS. En esta situación, los pacientes con cáncer en la sangre enfrentan una situación más difícil al incrementarse la posibilidad complicaciones graves por COVID-19.

 Como cada año durante este mes se conmemora el Mes del Cáncer en la Sangre, pues el 5 de septiembre es el Día Mundial del Mieloma Múltiple y el 15 de septiembre del Linfoma de Hodgkin.

El Mieloma Múltiple es el segundo tipo de cáncer hematológico más común con 376 mil casos anuales, principalmente son hombres mayores de 65 años de edad con obesidad.1 Por su parte, el Linfoma de Hodgkin afecta a jóvenes de 20 años, hasta adultos mayores de 60, personas con sistema inmunológico débil o con antecedentes familiares.2 En México, la Secretaría de Salud registró en 2016, más de 1057 casos.

“La atención a pacientes inmunodeprimidos en esta crisis sanitaria ha sido difícil por los riesgos que implica recibir tratamiento y atención en los hospitales, incluso los mismos pacientes han mostrado preocupación de contraer coronavirus”, destaca la Dra. Azucena Corro, Gerente Médica de Hemato-Oncología para Takeda México.

Aunque el COVID-19 es una nueva enfermedad y muchos datos son inciertos o están en proceso de investigación, un estudio realizado en dos centros de Wuhan, China reveló que algunos pacientes con algún tipo de cáncer hematológico hospitalizados por COVID-19 tuvieron mayores complicaciones frente a aquellos que solo presentaban coronavirus, pese a que no se identificaron factores de riesgo específicos.3

Por otro lado, la Sociedad Americana de Investigación en Hematología lanzó un registro internacional para pacientes con neoplasias malignas hematológicas (cáncer en la sangre) y su relación con COVID-19, y concluyó que sus complicaciones y manejo del cáncer es particularmente difícil; además de las medidas preventivas como el uso de cubrebocas, higiene personal y distanciamiento social, hasta no tener una terapia o vacuna antiviral, la estrategia conductual preventiva sigue siendo la mejor alternativa para proteger a este tipo de pacientes.4

Ante ello, Takeda a través de su campaña “Blood Cancer Awareness Month 20” y el hashtag #Greaterthancancer, que anualmente se realiza, busca sumar esfuerzos para concientizar a través de redes sociales sobre los cuidados necesarios para estos pacientes, sobre todo en la coyuntura en la que se encuentra el mundo entero.

Durante septiembre, #Greaterthancancer es un llamado global al público en general y pacientes con algún tipo de cáncer hematológico a seguir con su tratamiento, informarse de manera remota sobre los síntomas de COVID-19 y consultar a su especialista para el manejo adecuado de tratamiento.

“El gran desafío e incluso la oportunidad que tenemos en estos momentos, es trabajar entre empresas y sector salud para minimizar el riesgo de contagio en estos pacientes y buscar acciones que acerquen las soluciones a los pacientes. A nivel global Takeda trabaja desde hace 10 años en esquemas extrahospitalarios y nuestro compromiso es buscar nuevas alternativas a través de programas para que los pacientes puedan continuar con su tratamiento sin correr más riesgo”, destacó la especialista de Takeda.

Follow Us on Social

Most Read