20130303plaguicidas

Los plaguicidas son sustancias químicas destinadas para controlar organismos, sin embargo, pueden ocasionar daño a los seres humanos o a sus bienes. Los plaguicidas deben manejarse de manera adecuada, a fin de evitar perjudicar a las personas, afectando el sistema nervioso central, respiratorio, inmune y diversos órganos como el hígado y riñón, según la Secretaría de Salud.

Por esta razón, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) reforzó el control sanitario de plaguicidas en las zonas urbanas del país mediante la publicación de una nueva normatividad en dicho tema, con el propósito de prevenir riesgos a la salud de la población.

En la mencionada norma se acentúa primeramente, que los controladores de plagas en zonas urbanas que usen plaguicidas requieren de licencia sanitaria; por otra parte, su aplicación será llevada a cabo cuando no exista ninguna otra forma para controlar las plagas y establece lineamientos para la protección de la población.

Asimismo, decreta la obligación para que los aplicadores de plaguicidas en zonas urbanas indiquen a los usuarios, habitantes de casas habitación o responsables de guarderías, las medidas pertinentes para que se evite el contacto con los mismos, por ejemplo evitando que la población esté presente al momento de la aplicación; evitar que se empleen en horarios hábiles y obligar a que el control se haga con plaguicidas de baja toxicidad.

Es necesario informar a la población qué tipo de plaguicida se usa y en qué momento es pertinente entrar a las zonas tratadas; cuando se usen trampas el controlador está obligado a ponerlas y retirarlas al finalizar su uso.

De acuerdo con los artículos 194 y 198 de la Ley General de Salud, la aplicación de plaguicidas requiere del control sanitario y licencia por parte de la Secretaría de Salud.

Follow Us on Social

Most Read