Pachuca de Soto. El abanderado del PRI para disputar la alcaldía de Pachuca en los comicios del domingo 18 de octubre próximo cuando estarán en juego los 84 municipios hidalguenses, Sergio Baños, un político de perfil empresarial que encabezó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Hidalgo y promovió campañas como “Yo no doy mordida”, confía en que devolverá a su partido el gobierno de la capital hidalguense.

 “La ciudadanía de Pachuca sabe que Sergio Baños es una persona honesta, trabajadora, que viene desde muy abajo, que viene del sector productivo, de la sociedad, y que tiene muy claro cómo sacar adelante a Pachuca”, apunta el candidato priista en entrevista.

Durante la conversación, un breve paréntesis en su intensa campaña proselitista, Baños compromete en los primeros 12 meses de gestión en la Alcaldía pachuqueña, la creación de cinco mil empleos formales, de calidad y bien remunerados para que puedan los jefes y jefas de familia llevar un sustento “digno” a sus hogares.

“Sé cómo hacerlo”, dice Baños, un ingeniero de 45 años, que encabezó el PRI en Pachuca y que promete inversiones por dos mil millones de pesos en el primer año de su gobierno en la capital hidalguense, una ciudad en rápido crecimiento, a unos 90 kilómetros al norte de Ciudad de México y con un población estimada en unas 500 mil personas, muchas de ellas con vínculos cotidianos con la capital del país.

Baños también compromete apoyos a los comerciantes de Pachuca por 15 mil pesos para que “reactiven sus negocios” e impulsen el empleo, muy afectados por la pandemia de la Covid-19. “Lo haremos en mi primer año de gobierno”, dice.

Promete además trabajar “de la mano” del gobernador Omar Fayad Meneses, su correligionario priísta y a quien nombra como “mi amigo”. Fayad Meneses “ha venido a poner muy en alto el nombre del Estado de Hidalgo, donde está ocupado por la seguridad, por el empleo, por las inversiones, por dar tranquilidad a toda la población, que tengan un estado ciento por ciento productivo y seguro para la gente”, apunta.

Abunda que el gobernador Fayad Meneses “ha demostrado que también hay gente con valores, con principios, deseosos de tener un estado altamente competitivo. Así que trabajaré de la mano del gobernador para construir la ciudad que merecemos”, plantea Baños.

Sobre los principales problemas que agobian hoy día a la capital de Hidalgo, Baños, un pachuqueño de cepa, considera que el problema número uno de Pachuca es sin duda alguna el tema del empleo, segundo la seguridad, tercero el bacheo, es una ciudad minada por la desatención de la Administración anterior” (que encabezó la panista Yolanda Tellería).

Añade que “desgraciadamente Morena ha venido a traer desempleo y mucha pobreza a nuestro país”, pero insiste en que “yo sé cómo traer el empleo y traer dinero a mi ciudad”.

Anticipa que al término de los 3 años y ocho meses como alcalde de Pachuca, si capta la mayoría de los votos, “dejaría una ciudad productiva, creciente, con oportunidades para todos, donde la juventud pueda desarrollarse y no tenga que emigrar a otros estados”.

Vislumbra, dice, “una ciudad con servicios que dignifiquen la vida de los demás, en donde pueda construir una ciudad vibrante, incluyente, cercana y hablando siempre con la verdad y con esa cercanía que pedimos todos”.

Ratifica una visión de Pachuca como “una ciudad moderna, con seguridad permanente y entre las más seguras de toda la república mexicana para la inversión”.

Destaca la ubicación geográfica de la capital hidalguense en el centro de México. “Tenemos un mercado muy grande que es de 20 millones de personas en Ciudad de México, un gran mercado para ofertar productos, y sabe la gente de México que aquí hay certidumbre, hay tranquilidad, hay calidad de vida y una muy buena conectividad”.

En torno a una serie de versiones en los corrillos políticos hidalguenses, según las cuales su candidatura sería negociable políticamente para favorecer a su adversario Pablo Vargas, postulado por Morena para la alcaldía pachuqueña, Baños responde: “falso, falso”.

“Tengo una convicción muy clara, tengo todos los deseos de sacar adelante a nuestra ciudad”, insiste Baños, quien acusa a Morena de generar incertidumbre, pobreza e inseguridad. “Yo traeré a Pachuca crecimiento, desarrollo, inversiones, seguridad, cercanía, honestidad”, ratifica.

“Deseo y quiero una mejor Pachuca para las generaciones futuras que habiten en nuestra ciudad”, dice.

De su rival político por Morena, Baños dice que él (Vargas) “merece todo mi reconocimiento y para mí es un gran catedrático que sería un gran rector de la Universidad, pero hoy Pachuca demanda empleos y crecimiento y esta elección es para alcaldes”.

Diversas encuestas de opinión colocan a Baños como el principal y mayor rival de Vargas en la carrera por la alcaldía de Pachuca.

Baños es considerado un pionero en la organización del primer Foro Estatal Anticorrupción, y promotor de campañas en contra de la corrupción como “Yo no doy mordida”.

Baños está casado y es padre de Greta y Bárbara. Defiende la fortaleza de la familia, la honestidad, la cultura de trabajo y la transparencia.

Es principal accionista del Grupo Oport, que comenzó a fraguar a sus 18 años. Al frente de este grupo por los últimos 25 años, Baños genera empleos y se le considera un empresario comprometido con sus trabajadores y las familias de éstos. (fin)

Follow Us on Social

Most Read