Si hay un platillo tan representativo en el mundo de la cocina mexicana que podríamos llamar “el rey, de reyes”, ese es el chile en nogada,

que en este 2021 está cumpliendo dos siglos de su creación, coincidentemente con el bicentenario de nuestra Independencia; la celebración más importante de la patria mexicana.  
Como dos fechas tan significativas no pueden pasar desapercibidas, es por ello que La Poblanita de Tacubaya se une a esta celebración de 200 años con “El Mejor Chile en Nogada del Mundo®”, cuya temporada  inició  el  pasado  mes  de  julio  y  concluirá  en  el  mes  de  noviembre  para  el deleite  sus comensales y los paladares más exigentes, que no pierden la oportunidad de degustar tan exquisito platillo de temporada.
A sus 74 años de su apertura, este restaurante de comida mexicana ha rescatado y mantenidos vivos los verdaderos sabores de la cocina tradicional de nuestro México; donde llevó una labor importante al  haber  sido  el  encargado  de  preparar  los  chiles  en  nogada  que  se  presentaron  ante  la  UNESCO cuando nuestra gastronomía recibió el reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, hace once años.
Lo más importante de México es la cultura y su gente, afirmó Adalberto Díaz, chef de La Poblanita de  Tacubaya,  quien  en  conferencia  exhortó  a  la  prensa  a  seguir  promoviendo  nuestra  cocina ancestral, a fin de evitar que las recetas tradicionales se vayan perdiendo al paso del tiempo en su originalidad.
Luego de  destacar la gran variedad de  platillos con los que  contamos de  norte  a sur,  precisó que “México se  encuentra  entre  los  primeros  cinco  países  del  mundo  con  la  mejor  gastronomía, mientras que en América se ubica en segundo lugar, después de Perú” argumentó el chef Díaz, ya que en la República Mexicana las recetas se han podido mantener a lo largo de los años gracias a que se va preservando de generación en generación.  
Más adelante, al referirse a la preparación de tan emblemático platillo, Adalberto manifestó que en esta  al  igual  que  en  muchas  otras  comidas,  cada  quien  le  da  su  toque  especial;  de  ahí  viene  la polémica, de que, si va capeado o no, si se le quita o agrega tal o cual ingrediente, etcétera, el caso es que mucha de la preparación tiene que ver con la sazón de quien le imprime. “Con los chiles en nogada  sucede  lo  mismo  que  con  el  mole  poblano,  al  que  cada  molera  le  agrega  su  toque, sentimiento y tradición”, agregó.
Los  detalles  en  la  preparación  de  este  manjar  que  ya  se  denomina  como  una  identidad  nacional, marcan la diferencia. La nogada se prepara con la nuez de Castilla, que mientras no se de uso, debe estar remojada en leche a una temperatura que no exceda los tres grados, a fin de evitar que está no se oxide; de lo contrario tendrá un sabor ácido. Asimismo, comentó que es importante conocer los ingredientes que lleva esta delicia, ya que en infinidad de lugares alteran la receta con el fin de abaratarla. “En lugar de acitrón (dulce cristalizado que se elabora del tallo de la biznaga) en algunos sitios usan pedacitos de jícama previamente pintados y sumergidos en agua azucarada”.
Otros  productos  clave  son  el  piñón  rosado  y  el  membrillo. “Casi no hay membrillo en México, se importa  poco porque  algunas personas consideran que  el durazno les funciona igual, pero no, en realidad no es así, pues el membrillo tiene la acidez que regula el sabor del chile, debido a que este platillo no lleva azúcar, el dulzor se lo dan las frutas”, afirmó.
Bendito sean los Chiles en Nogada y quien los haya creado
Cuenta la leyenda que las monjas agustinas del Convento de Santa Mónica, el 28 de agosto de 1821, con  motivo  del  paso  de  Agustín  de  Iturbide  y  el  Ejercito  Trigarante,  sirvieron  la  receta  original basándose en los colores de las huestes militares o de las Tres Garantías que se acababan de firmar.
Así  que  mientras  se  ponen  de  acuerdo  si  los  colores  eran  por  la  bandera,  las  garantías,  por  unas chicas  enamoradas  que  prepararon  el  platillo  para  sus  novios  pertenecientes  a  dicho  ejército  o simplemente por el capricho de una madre superiora del convento, los chiles en nogada se hacen presentes  una  vez  más  en  La  Poblanita  de  Tacubaya  fundada  desde  1947,  para  goce  de  los comensales.  
La  conferencia  contó  con  la  presencia  de  Ángeles  Ramírez  y  Víctor  Vera,  voceros  oficiales  de  La Poblanita de Tacubaya, quienes se refirieron a la importancia del restaurante, el cual lleva más de siete décadas empeñándose en preservar la comida mexicana, en su especialidad que es la cocina poblana, con platillos tan representativos, como los son los chiles en nogada, razón por la cual no puede quedarse fuera de la ducentésima celebración de su creación.
También se contó con la presencia del excelentísimo señor Cosmas Cheppy Triprakoso Wartono y Eni Sulistyaningsih, embajador y presidenta de la Diáspora de Indonesia, respectivamente; así como Oliver Romo Miranda, presidente de Hypatía A.C., detallando que, como parte de estas conmemoraciones,  se  hermana  el  país  Indonesia  a  través  de  su  embajada,  quien  junto  con  La Poblanita  de  Tacubaya  organizarán  una  cena  el  próximo  09  de  septiembre  en  la  sucursal  de Patriotismo,  cuyo  maridaje  estará  compuesto  por  el  chile  en  nogada  como  protagonista,  una creación culinaria indonesia, acompañados del vino tradicional de la casa de marca propia, el cual fue elaborado y presentado ex profeso para ambos festejos.
Para amenizar la cena, el personaje de Agustín de Iturbide cobrará vida, al ser interpretado por el actor Adolfo Castañeda, quien llevará a los asistentes a través de un relato del México Independiente de 1821 al México actual, gracias a la adaptación del guionista Marino López; además de  contar  con  la  participación  artística  de  bailarinas  del  país  asiático  invitado  y  por  supuesto,  no puede faltar el tradicional mariachi para esta fusión cultural gastronómica.  

Follow Us on Social

Most Read